Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor

Siempre debemos reconocer que nuestro Dios es grande y maravilloso, dando gracias, gloria y honra a aquel que nos ayuda y nos fortalece siempre.

No existe otro igual que nuestro Dios, solo Él es quien nos puede dar las fuerzas y la valentía para poder continuar en este camino que lleva a la salvación. Sabemos que no es nada fácil este camino, pero si estamos de pie es porque Dios va de las manos con nosotros.

Hoy vivimos, estamos de pie y con nuevas fuerzas para continuar la buena carrera que el Señor nos ha puesto delante.

Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,

1 Timoteo 1:12

En este verso es claro que podemos ver lo que Pablo pronuncia a través del mismo, este hombre podía reconocer lo misericordioso que Dios fue, el apoyo que el Maestro le dio durante su ministerio y es por eso que vemos al apóstol decir estas palabras:

Siendo yo un blasfemo, un perseguidor del pueblo de Dios, el Señor tuvo compasión de mí y me fortaleció y tubo misericordia. Aparte de dar gracias, también podemos ver qué dice que él mismo Dios le tomo por fiel.

Hermanos, nosotros que fuimos llamados, pues al igual que esta gran hombre, demos gracias y seamos fieles delante de Dios. Refugiémonos en el Señor y en Su palabra y nuestro ministerio será respaldado.

...
Teme a Dios, y guarda Sus mandamientos
El que ama el dinero, no se saciará de dinero
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *