Airaos, pero no pequéis

El pasar de los tiempos nos lleva a ver las cosas muy diferentes, problemas y más problemas vienen a la vida del ser humano. Las personas hoy en día tienen un nivel tan grande de altivez, de falta de valores y de querer buscar problemas por cualquier cosa.

Es normal que nos airemos cuando tenemos algún tipo de problema, porque en estos tiempos las personas están muy descontroladas, por todas todo pelean y se enfrentan, su nivel de ira están fuerte que llegan ocasionar grandes lesiones a los demás.

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

Efesios 4:26

Este consejo es muy importante, ya que podemos comprobar que es posible que en algún momento sintamos ira, pero debemos controlarnos para que esa ira no nos lleve a pecar, no podemos dejar que el enemigo ocupe nuestra mente, es por eso que si tenemos a Dios usaremos, su sabiduría para no llegar a esos niveles.

La persona sabia y que pertenece a Dios, cuando llega la ira, ésta persona se detiene y no escucha la voz del enemigo, sino que pide a Dios paciencia y sabiduría para vencer en ese momento.

¿No estás escuchando la voz de Dios? Te invito a que medites sobre las palabras que acabas de leer y que te acerques a Dios, deja la ira, aparta todo enojo de tu corazón.

El Dios mío me oirá
La mujer sabia edifica su casa
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *