Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león

Los caminos del justo son de justicia, amor y paz, estos son guiados por Dios y hacen la voluntad divina de Dios. Su total concentración esta puesta en el Señor.

Todo aquel que tiene al Señor hace lo bueno y justo, porque si Dios es justo, así sus seguidores o más bien sus hijos actuarán de forma correcta. ¿Por qué, que hay en nuestro Señor? En nuestro hay amor, paz bondad, misericordia. Por eso, si somos hijos de Dios, debemos también portar cada de unas características.

Hablemos un poco también de aquellos que no tienen a Dios, ¿por qué no tienen a Dios? Porque nunca han querido conocer a Dios, no han querido reconocer el camino correcto, que solamente en ese camino está el bien, estos solo miran seguir sus propios caminos y hacen todo lo que les vengan a la mente, sus mentes perversas y impías, de total oscuridad. Así son las personas que no tienen a Dios.

Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león.

Proverbios 28:1

La persona que practica la justicia vive en completa paz, su confianza está en el Señor, no tiene nada a qué temer. Pero aquel que vive practicando la impiedad tiene que vivir escondiéndose, huyendo. Practiquemos siempre la justicia, para que seamos fieles a nuestro Dios y algún día nos encontremos con Él en los cielos.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *