¿Hablamos muy poco sobre la venida de Cristo? Puede que sí, puesto que nos hemos enfocado mucho en hablar sobre autoestima y muchos temas más y hemos perdido el enfoque en hablar del tema principal: “Cristo viene y hay que estar preparados”. Esta debe ser la parte más importante de nuestras vidas, pues de esto depende nuestra eternidad.

Jesús dijo a sus discípulos:

Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

Mateo 24:42

Hace más de dos mil años Jesucristo vino a la tierra y murió por la humanidad para librarnos del pecado y el infierno. Sufrió un gran martirio por nosotros, y fue avergonzado por muchos y al día de hoy muchas personas se viven burlando de Cristo, queriendo decir que es un cuento de ficción, un personaje que nunca existió, etc. Sin embargo, lo que no saben es que ese Cristo que vivió como un manso cordero, vendrá en poder y gran gloria a buscar su iglesia, y toda la tierra temblará delante de Él y todos se postrarán y lo reconocerán como el Hijo de Dios.

Jesús nos dice que velemos. La palabra velar posee muchísimos significados, y a lo que Jesús se refiere con esto no es que dejemos de dormir literalmente o que estemos despierto el día entero literalmente, se refiere a que debemos tener una vida espiritual activa, siempre esperando en  Jesús, ¿por qué? Porque no sabemos el día ni la hora en que Él vendrá. Podemos saber cuándo será el próximo huracán o como será el tiempo esta tarde, pero nadie puede determinar cuando será la hora en que Cristo vendrá.

Pero, ¿cómo podrán saber?, Dios nos ama tanto que siempre nos deja instrucciones de cómo acontecerán las cosas y en este mismo capítulo Jesús da una lista de las cosas que acontecerían antes del fin, y más adelante les dice:

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

Mateo 24:33

Velemos cada día, vivamos cada día como si fuera el último y vivamos para Dios al máximo confiando de que un día todo este sufrimiento terminará y nuestro Cristo nos vendrá a buscar con poder y gran gloria. ¡Cristo viene!

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *