La tesis número diez para la iglesia evangélica de hoy es interesante. El Pastor Miguel Núñez plantea que si vamos a volver a la simiente, entonces ese cambio debe comenzar a reflejarse en el púlpito. Vea el video a continuación (hay un transcrito para los que no puedan verlo):

Publicidad

Si el pueblo de Dios ha de volver a la simiente, a lo que es la verdad, tendrá que comenzar por el púlpito. La predicación que no está arraigada en la Palabra de Dios está cimentada en el orgullo del hombre. El apóstol Pablo instruye a su discípulo más joven Timoteo y le dice “Timoteo, predica la Palabra a tiempo y fuera de tiempo. Reprende, redarguye, exhorta con mucha paciencia e instrucción.” El predicador de hoy ha minimizado el rol de la Palabra, ha magnificado el rol de su propia palabra y hoy en día temiendo ofender a muchos se ha alejado de lo que es la predicación de la revelación de nuestro Dios.

El púlpito de nuestros días es frecuentemente el culpable #1 de la condición del pueblo de Dios. Como decía alguien en años atrás “la gloria del púlpito de la iglesia de hoy es un brillo prestado y nosotros tenemos que volver a reflejar la gloria de nuestro Dios a través de la predicación de su palabra.”

Necesitamos hombres comprometidos, predicadores que estén completamente comprometidos con el valor de la Palabra, con el honor del nombre de nuestro Dios, con la gloria que ha de ser revelada a sus hijos y la única manera de ver dicho honor, dicha gloria, dicha reverencia es en Su Palabra.

Levantemos la predicación de La Palabra, La Palabra entonces levantará al pueblo de Dios.

Ver la tesis #9

Publicidad

Ver la tesis #11

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *