Es muy común en el día de hoy escuchar de boca de los “evangelistas” y “profetas” de renombre la frase: “no toquéis al ungido de Jehová”. ¿Lo ha escuchado usted alguna vez? Esto se ha vuelto muy común, y como siempre, sacando de contexto un versículonde la Biblia, en este casi 1 Crónicas 16:22: “No toquéis, dijo, a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas”.

Este verso es un cántico del Rey David (Sal.105.1-15; 961.1-13;106.47-48) y no se interpreta como estas personas lo han interpretado hoy en día. Escuchamos a estos “profetas” y maestros de la prosperidad decir: “si hablas en contra del ungido morirás” “si tocas al ungido morirás” “si no bendices al ungido de Jehová no serás bendecido”, estos se olvidan del bien y la misericordia sacando este texto de contexto.

Recordemos que en tiempos como los de Jeremías, Isaías y muchos otros profetas se perseguía fuertemente a los profetas o mensajeros de Dios, tuvieron que padecer grandes pruebas, por esto el autor de Hebreos utiliza la frase: “de los cuales el mundo no era digno” y por esto dice David en su cántico “No toquéis a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas”. La palabra “ungido” en este verso posiblemente se esté usando para un Rey.

Las palabras griegas del Nuevo Testamento para “ungir” son chrio, que significa “untar o frotar con aceite” y, por implicación, “consagrar para un oficio o servicio religioso”; y aleipho, que significa “ungir.” En tiempos bíblicos, la gente era ungida con aceite para significar la bendición de Dios o el llamado de Dios a la vida de esa persona (Éxodo 29:7; Éxodo 40:9; 2 Reyes 9:6; Eclesiastés 9:8; Santiago 5:14). Una persona fue ungida para un propósito especial – para ser un rey, un profeta, un constructor, etc.

El mismo Rey David también utilizó la palabra ungido refiriéndose al Rey Saul:

Publicidad

No lo mates! —exclamó David—. ¿Quién puede impunemente alzar la mano contra el ungido del Señor? (1ra Samuel 26)

Saul había sido ungido como Rey y David respetaba eso. Pero estos versos no nos hacen un llamado a no hablar en contra de las herejías enseñadas por estos falsos maestros, no es un llamado a no hablar la verdad y manifestar lo que es un error. La Biblia nos manda a discernir lo bueno y lo malo y hacer distinción entre ambos. Este verso no nos está mandando a guardar silencio ante aquellos que sabemos que están mal, recordemos que en el caso de David se trata de “quitar la vida” puesto que Saul lo perseguía, mas Dios puso a Saul en manos de David. Por otro lado, David sabía que Saul había sido puesto por Dios como una autoridad para su pueblo y aún hoy la Biblia nos enseña que debemos someternos a las autoridades terrenales (Ro.13:1).

Este verso fuera de contexto en ningún momento se aplica para no poder hablar en contra de las herejías, pues tenemos dos ejemplos muy buenos, ni Cristo ni Pablo jamás callaron sobre las falsas doctrinas.

Publicidad

En conclusión: Hemos sido llamados a predicar el evangelio y también a advertir sobre las falsas doctrinas y con esto no estamos faltando a nadie y menos a estos que se hacen llamar “ungidos de Jehová” pero solo son corruptos que oprimen al pueblo de Dios, aunque sí debemos de respetar a todo el mundo, pero esto sin poner la verdad de Dios por el suelo.

Artículo anterior de nuestra serie de versículos fuera de contexto: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.

Artículo siguiente de nuestra serie de versículos fuera de contexto: No dejemos de congregarnos como muchos tienen por costumbre

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *