¿Qué llega a tu mente cuando lees o escuchas la palabra “cielo”? ¿Nubes blancas, puertas, todo el mundo vestido de blanco, ángeles? No es difícil obsesionarse con el cielo (cómo llegar allá, cómo es, a quienes conoceremos allá) y no es difícil estar equivocado sobre ese lugar a la hora de describirlo o definirlo. Nuestras percepciones y conocimineto del cielo pueden ser fácilmente distorsionadas por como es pintado en los medios, la literatura y nuestros deseos personales de lo que queremos que sea.

A continuación les mostramos siete versículos de la Biblia que detallan algunas de las imágenes del cielo, respondiendo a la pregunta caliente de cómo llegar allá y ayudarmos a volver a pensar en el cielo de la manera correcta.

Mateo 6:19-20

19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;

20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.

Filipenses 3:20

Publicidad

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

Mateo 7:13-14

13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

Juan 6:44

Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.

Juan 6:50-51

50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera.

Publicidad

51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

2ª Corintios 5:1

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.

Juan 14:2

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *