De esto hay mucho que hablar, mas lo expresaremos de una forma resumida con algunos versos. Pues, si en nuestras iglesias se deja de hablar sobre la persona de Jesucristo en toda su esencia, entonces no tendríamos iglesias sino edificios lujosos donde se reúnen personas como en cualquier otro centro de atracción. Comencemos con Efesios 6:

19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,

21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;

22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

Aquí vemos algo muy importante que nos lleva a varias preguntas, pero antes vemos el fundamento de la iglesia: las enseñanzas de los apóstoles y profetas, pero tomando en cuenta que la piedra del ángulo es Jesucristo mismo.

El apóstol Pablo tuvo ciertos problemas con la iglesia de Galacia:

6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.

Galatas 1: 6

Publicidad

¿Cuál fue el evangelio de Pablo?

Cuando fui a vosotros, hermanos, proclamándoos el testimonio de Dios, no fui con superioridad de palabra o de sabiduría,

2 pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado.

3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y con temor y mucho temblor.…

Publicidad

1 Corintios 2:22

Este es el trabajo del predicador, pararse en el púlpito y hablar de Cristo. La meta del querido apóstol fue enseñarles a Jesucristo, y este crucificado.

Charles Spurgeon dijo:

¿No hay Cristo en tú sermón, caballero? Entonces vete a casa y nunca prediques de nuevo hasta que tengas algo que valga la pena oír.

Hoy en día estamos saturados de un grupo de mensajes donde no se habla de Cristo, ni de la cruz, ni de la resurrección, muchos predicadores están convirtiendo la iglesia en un lugar divertido y otros en un lugar rígido donde excluimos el mensaje del evangelio y hablamos de un montón de cosas y las imponemos como leyes. El trabajo del pastor y del predicador no es formular nuevas leyes, es encerrarse en su habitación y luego mostrar a Cristo.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *