versos biblicos sobre la fuerza o el coraje

A lo largo de la historia, la gente ha honrado la virtud del coraje. El valor es cuando nosotros no renunciamos en el primer obstáculo. El valor es cuando seguimos adelante en la cara de la oposición. El valor es cuando nos enfrentamos a enemigos decididos a hacernos daño o por dejar de hacer lo correcto, pero echamos nuestro miedo a un lado y continuamos independientemente.

Publicidad

(Todos los versículos siguientes son tomados de la Reina Valera 1960)

Deuteronomio 31:6

Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.

Josué 1:7

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

1 Crónicas 28:20

Dijo además David a Salomón su hijo: Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará, hasta que acabes toda la obra para el servicio de la casa de Jehová.

2 Crónicas 25:8

Pero si vas así, si lo haces, y te esfuerzas para pelear, Dios te hará caer delante de los enemigos; porque en Dios está el poder, o para ayudar, o para derribar.

2 Crónicas 32:7

Esforzaos y animaos; no temáis, ni tengáis miedo del rey de Asiria, ni de toda la multitud que con él viene; porque más hay con nosotros que con él.

Mateo 14:27

Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: !!Tened ánimo; yo soy, no temáis!

Publicidad

Hechos 4:13

Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús.

Hechos 27:25

Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

1 Corintios 16:13

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.

Filipenses 1:20

conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

Compártelo:

This article has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *