la biblia y los celos

La palabra “celo” tiene varias vertientes o significados, sin embargo, hoy vamos a hablar sobre el celo entre parejas, al cual le podemos dar la siguiente definición: “Sospecha o inquietud ante la posibilidad de que la persona amada nos reste atención en favor de otra”. En este artículo tomaremos como referencia principal el capítulo 8 del libro de Cantar de los cantares.

Los celos: Un mal que destruye una relación

No existe nadie entre nosotros que no haya sentido celo por su pareja alguna vez en su vida, pues muchas veces celamos por algo que es insignificante, simplemente porque queremos proteger lo que es nuestro, pero esta no es la manera de proteger la pareja que Dios nos ha dado, puesto que los celos pueden causar algunos efectos sobre nuestra relación, y esos efectos no serán los mejores. Muchas parejas han sido destruidas por causa de los celos.

Publicidad

Nuestra capacidad de humano no nos deja soportar a una persona que nos cele toda la vida hasta por el más mínimo detalle, eso tiene un límite, a tal punto que el matrimonio o noviazgo se ve en juego y la única salida es romper. Esto es algo que pasa muy a menudo en muchas relacionaes. ¿Sucede esto en relaciones cristianas? Claro que sí, aunque no debería de pasar a cierto grado, pero sí pasa.

Publicidad

En el libro Gálatas 5: 19-20 el autor nos refiere lo siguiente:

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

De igual manera el apóstol Santiago dice:

Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

Santiago 3:16

La Biblia nos hace referencia a los celos como una obra de la carne, como perturbación y toda obra perversa. Los celos son perturbadores porque de una u otra manera dañan relaciones, destruyen matrimonios.

Una pareja puede celar por el simple hecho de ver un número desconocido en el celular de su cónyuge, por la llamada de un(a) amiga (o), y otros múltiples factores. Si queremos que nuestra relación se mantenga firme con la persona que tenemos a nuestro lado, debemos evitar los celos, esto sin descuidar a nuestra pareja.

En nuestro texto principal el autor nos dice:

Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo;
Porque fuerte es como la muerte el amor;
Duros como el Seol los celos;
Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama.

(Cantar de los cantares 8:6)

Duros como el seol son los celos

¿Por qué el autor compara los celos con el “Seol”? La palabra Seol en hebreo: שאול), según el Antiguo Testamento o Biblia Hebrea, es el lugar de las almas rebeldes olvidadas. Según esta definición y muchas otras que podemos encontrar, cuando se habla de Seol se está hablando del mismo infierno. El autor dice: “Duros como el Seol los celos; Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama”. Los celos pueden llegar a ser tan fuertes como el mismo infierno, pueden extenderse de tal manera que sus llamas quemen todo lo que está alrededor, pueden convertirse en una carcel de la cual jamás puedas salir, así como aquellos que caen al infierno no pueden salir. Son fuertes como una llama, en el sentido de que dañan y destruyen todo, y es esto lo que produce el celo en una relación, destruir todo lo bueno, de tal manera que la única salida sea terminar la relación.

Nuestro fiel consejo es que si usted tiene una relación, no busque mil razones para celar, porque al final esto se puede convertir en un círculo, en el cual busques la mínima excusa para dar cabida a los celos y tu relación quede totalmente destruida.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *