martin-lutero-clavando-sus-tesis

(www.mimejoralabanza.com) — Con motivo al día de la reforma queremos edificarles con lo acontecido en ese tiempo tan glorioso que le llamamos “reforma protestante”. Glorioso porque unos cuantos decidieron dar su vida por una causa mayor que sus pequeñas causas temporales, no les importó morir por aquello que ellos creían, sino que se entregaron fielmente creyendo de que aquel a quien ellos servían era poderoso para preservarles para vida eterna. Que corra la misma sangre de la reforma por nuestras venas, llevando el evangelio a cada lugar sin tenerle aprecio alguno a nuestras vidas.

Todos conocemos la historia de uno de los que impulsó la reforma protestante, del cual se dice que Juan Huss profetizó a la hora de ser quemado por la iglesia de roma diciendo:

“Dentro de cien años nacerá un cisne el cual no podréis quemar”

Sobre esto se dice que 100 años después nace en alemania nuestro reformador Martin Lutero, el cual era un monje que se estaba preparando para ser sacerdote. Un día mientras caminaba en horas de la noche, un rayo cayó a su lado. Más adelante en su viaje a roma pudo visualizar cosas las cuales les fueron abriendo la ventana hacia la verdadera Fe.

Cabe destacar que en aquel tiempo la iglesia prohibía la lectura de las Escrituras, ya que para roma el papa era la autoridad máxima y el único que podía interpretar aquello que dice la Biblia. Era como el único comisionado por Dios.

Veamos ahora esas tres cosas que Martin Lutero contradijo de la iglesia católica, las cuales nos servirán mucho para fortalecer nuestra fe:

Publicidad

I-Negación de la autoridad de la Iglesia de Roma

En el tiempo de la reforma la iglesia católica era “la única iglesia”. Solo ellos tenían la autoridad de regir, incluso vamos a encontrar que en aquel tiempo existieron papas tiranos. También los papas imponían sus propias leyes, incluso sobre los gobiernos. Eran como reyes religiosos que pretendían tener la autoridad de Dios, pero en realidad no conocían nada acerca del salvador. Y es aquí donde encontramos a un Martin Lutero que Dios le abre los ojos sobre muchas cosas que la iglesia decía pero que en el fondo no eran bíblicas. Entonces Martin Lutero se levanta con el celo de Dios y comienza ha enseñar cosas que para muchos de ellos eran nuevas.

La iglesia católica comenzó a temer a este tipo de cosas, por lo cual no se quedó tranquila, a tal nivel que Martin Lutero tuvo que permanecer un tiempo escondido para no ser eliminado. Pero mientras estuvo escondido estaba preparando una poderosa obra la cual iluminaría los ojos de muchos. Se trataba de la traducción de la poderosa palabra de Dios a un precio módico.

II-Importancia primordial de la Biblia

Cuando Martin Lutero encontró este glorioso libro se dio cuenta que lo primordial es aquello que nos dice la Biblia, no las palabras de los papas los cuales presumían que conocían a Dios. El joven reformado entendió lo que dijo Pablo a Timoteo:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,
2 Timoteo 3:16 (RVR1960)
Para la iglesia católica la palabra de Dios no era lo más importante. Para ellos lo que tenía más importancia eran las palabras de los papas, hasta el punto que millones de personas estaban sumergidos en sus falsas enseñanzas. Pero, cuánto nos podemos regocijar al saber que Dios nos da el privilegio de poner la Biblia en nuestras manos y en nuestros corazones y poder llevarla a personas que necesitan urgentemente la palabra de Dios.
Demostremos que la palabra de Dios es lo principal en nuestras iglesias, y digamos:
“Todo aquello que no provenga de la sublime palabra de Dios lo desecho, puesto que todo lo que necesito para mi vida espiritual se encuentra en aquellos libros que con sangre, sufrimiento y muerte fueron escritos para yo conocer mas a mi salvador”.

III-Doctrina de la salvación a través de la fe y no de las obras

Algo que produjo un gran choque en la vida de Martin Lutero fue cuando se encontró con este poderoso verso:

38 Mas el justo vivirá por fe;

Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

Hebreos 10:38 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La iglesia católica estaba basada en una fe por obras, en la creencia de las indulgencias. Creían que mientras más dinero ofrendaran más rápido sus familias subirían del pulgatorio, y casi todos los feligreses eran engañados a través de este método sutil para construir los templos lujosos del papa. Mas Martin Lutero entendió que nada de esto valía delante de Dios, de que el dinero no podía hacer que las almas subieran del infierno, entendió que el justo viviría por la fe, solo por la fe en Cristo.

Y sostuvo esto tres puntos sin dar un paso atrás, creyendo que no podía negar aquello en lo que había creído.

“Si tuviera mil cabezas, las daría todas a la orca por este glorioso evangelio”

Publicidad

Amemos la palabra de Dios y no la comprometamos con nada, demos nuestras vidas por una causa mayor como lo hizo Martin Lutero y cada uno de los reformadores.

Quizás también te interese: Cuatro películas sobre La Reforma Protestante recomendadas para ti

Compártelo:

This article has 3 Comments

  1. Todos ustedes están mal, y no es verdad eso de que las obras que se hacen en la Iglesia Católica sólo es de dinero, no. Hay diferentes tipos de obras y no sólo se basan del dinero, sino es todo lo relacionado con ayudar a las demás personas, ésto hacerlo de corazón y con fé más que nada, porque como dicen: a Dios no le importa cuanto dinero tenías, sino qué hiciste para ayudar a los demás.
    Yo no critico la religión de ustedes, y ustedes no deberían criticar, además cada quién es libre de elegir su religión, sí, claro! Pero no quieran obligar a otras personas para estar con ustedes! Sí, ustedes saben también que antes la Iglesia Católica éra muy diferente a la que es ahora, pero actualmente todo se hace con amor, con fé, y de no ser así mejor ni lo hacemos. Es mi opinión herman@s ! Yo ví éste artículo y muchos más en el muro de fb de una amiga y me dió curiosidad por leerlos.
    Algún día sabremos quien estaba bien y quien estaba mal,y cual es la verdadera iglesia; si la Iglesia que formó Dios, o la que formó El Hombre. Todo eso será revelado. Por el momento sigamos teniendo fé, nunca rendirnos, porque todos tus esfuerzos valen mucho para Dios. Saludos.

    1. Querida Católica de Corazón: Me permito recordarte que Jesús no vino a establecer una religión, el vino a Salvar… Él es la verdadera iglesia. Todas las religiones que conocemos han sido establecidas por hombres, por lo mismo, todas son imperfectas. En mi opinión, esto fue lo que Lutero detecto (por el Espíritu Santo) en las escrituras y lo denunció. Yo no veo nada malo en eso. El reconocer si la Salvación la recibimos por nuestras buenas obras o por la gracia de Dios por medio de la fe, es vital para un cristiano, con esto no quiero decir que las obras no sean importantes, ellas son las que dan testimonio de mi fe. Solo, que si yo considero que la recibo por mis obras, la gloria es para mi, mientras que si reconozco que la recibo por Gracia (favor inmerecido) la gloria es para Dios. (Efesios: 3:8-9. En el Evangelio de Juan 5:39 nuestro Señor nos dice: Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mi. Esto fue lo que hizo Lutero, ¿lo estamos haciendo nosotros..? Llamemonos Católicos, Protestantes o como queramos.. Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *