(www.mimejoralabanza.com) — Siempre que escuchemos y leamos diferentes opiniones sobre diversos temas en la Biblia, tengamos en cuenta que no siempre se hablará con veracidad, por lo cual tenemos que escudriñar cada artículo que leamos junto a nuestras Biblias para que no seamos engañados por el error de un hombre. Sombre María Magdalena hemos escuchado algunas cosas, las cuales hemos formalizado hasta el punto de decir “la Biblia dice”. Aquí traemos a colación tres puntos que las personas dicen sobre María Magdalena los cuales no son bíblicos:

Publicidad

1 y 2-Que era prostituta y le lavó los pies a Jesús

Aquellas cosas que dice la Biblia no las podemos sustituir por aquellas que creemos que suenan más llamativas, debemos de creer solo aquello que nos dice y no agregar más.

Muchos creen que María Magdalena es la misma mujer que entró en la casa de Simón el fariseo y le lavó los pies con perfume a Jesús. Si usted lee Lucas 7:36-50, notará que hablan de una mujer pecadora sin mencionar nombre. ¿De dónde viene la identificación de María Magdalena con esta mujer de la cual no se menciona el nombre en este pasaje?

La identificación de María Magdalena con «la mujer quien fue una pecadora» de Lucas 7 fue establecida en la homilía 33 que el papa Gregorio I dio en el año 591, en el cual dijo: «Ella, la cual Lucas llama la mujer pecadora, la cual Juan llama María [de Betania], nosotros creemos (plural mayestático, se refiere a sí mismo) que es María, de quien siete demonios fueron expulsados, según Marcos».

Fíjese lo que Gregorio dice “nosotros creemos que es María, de quien siete demonios fueron expulsados”. Son solo suposiciones, esta mujer que lavó los pies de Jesús no necesariamente era María Magdalena. Pero de haberlo sido, ¿qué información nos da Lucas que nos permita sacar la conclusión de que era prostituta?. Veamos lo que dice Lucas 7:37:

Publicidad

37 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume;

No dice que era “prostituta”, solo dice que era “pecadora”, pecadora puede ser cualquier cosa, entonces: ¿Fue prostituta? La palabra de Dios no nos da una respuesta clave para esta palabra, por lo cual no podemos decir que fue prostituta. No obstante, muchos asumen que porque dice que era pecadora, era pecadora pública y por ende era prostituta. Una vez más, suposiciones.

En el siguiente capítulo del libro de Lucas, donde habla de las mujeres que sirvieron a Jesús, se menciona el nombre de María Magdalena y dice que de ella habían salido siete demonios:

y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,

Lucas 8:2

Que de esta mujer hayan salido siete demonios, tampoco es razón para decir que era prostituta. Si la Biblia no lo dice, o no deja indicios claros para sacar estas conclusiones, entonces es mejor reservarse este tipo de conclusiones.

Otra razón por la que dicen que era prostituta es porque supuestamente venía de un pueblo llamado Magdala, donde había mucha prostitución. Que venga de un pueblo donde abunde ese pecado no necesariamente quiere decir que ella practicaba ese pecado.

3- Que sentía un afecto romántico hacia Jesús

Esta creencia viene porque después de la madre de Jesús, María Magdalena es la mujer que más veces aparece en los evangelios, y además se le presenta como seguidora cercana de Jesús. Estuvo presente también en los momentos cruciales de la muerte y fue la primera persona a la que el Maestro se le apareció cuando resucitó. Por esto muchos creen que tenía un vínculo sentimental con el Maestro. Es más, mucho van aún más allá y dicen que fueron esposos y tuvieron hijos.

Existen diversas teorías. “Jesús fue hombre y sentía como hombre, quizás se enamoró”. “En Jerusalén un hombre con la edad y con el nivel de conocimiento de Jesús debía tener hijos para cumplir el mandato de fructificaos y multiplicaos”. Una vez más, todo lo anterior son simples suposiciones. No hay ningún pasaje en los evangelios canónicos ni aún en los apócrifos que permitan afirmar que María Magdalena tuvo algún afecto hacia Jesús.

4- Que escribió un evangelio

A María Magdalena se le atribuye un evangelio apócrifo gnóstico que fue escrito entre los años 120 y 180 d.C. De dicho evangelio solo han llegado hasta hoy algunos fragmentos. En la actualidad solo se conservan tres fragmentos del mismo, dos de los cuales están escritos en griego y son muy breves, en manuscritos del siglo III (papiro Rylands 463 y papiro Oxyrhynchus 3525) y el tercer fragmento, más extenso en copto (Berolinensis Gnosticus 8052,1), una probable traducción del original griego.

El texto en copto fue hallado en 1896 por C. Schmidt y se publicó en 1955. Los dos fragmentos en griego fueron publicados uno en 1938 y el otro en 1983.

En ninguno de los textos se menciona el autor del evangelio. El nombre que le han dado, Evangelio de María Magdalena, se debe a que en el texto se cita a una discípula de Jesús llamada María, que la mayoría de los especialistas han identificado con la María Magdalena que aparece en los evangelios canónicos.

5- Que era el discípulo amado en el Evangelio de Juan

En el año 1998, Ramon K. Jusino propuso un argumento sin precedentes de que el “Discípulo Amado” del evangelio de Juan es María Magdalena. Jusino basó su argumento en gran parte en los libros Gnósticos de Nag Hammadi, rechazando el punto de vista de que esos libros fueron desarrollos posteriores, y manteniendo en cambio que el existente evangelio de Juan es el resultado de la modificación de un texto anterior que presentaba a María Magdalena como el Discípulo Amado.

El argumento de Jusino carece de sentido, miren lo que dice Juan 20:1-2

El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.

Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.

Vemos claramente que María Magdalena vio el sepulcro vacío y de inmediato corrió hacia donde Simón Pedro y al discípulo que amaba Jesús. Si era ella el discípulo a quien Jesús amaba, ¿cómo ella corrió hacia ella misma?

Compártelo:

This article has 11 Comments

  1. Estimados respescto a lo que señala de que Maria Magadalena no fue quien lavó los pies a Jesús me queda la duda respecto e lo señalado en Juan 11:1-2.
    Quisiera que pudiesen corroborar la información de lo planteado con el versículo.
    Un abrazo, Dios les bendiga por su labor.

    Saluda atte.

    Eleasar C..

    1. Hola Eleazar,
      Sehun Juan 11:1-2. Maria la hermana de Lazaro, fue la que le que ungio al SENOR Jesucristo..

      Juan 11:1-2 (RVR 1960)
      “Estaba entonces enfermo uno llamado lazaro, de Betania, la aldea de Maria y Marta su hermana (hermanas de lazaro).
      (Maria , cuyo hermano Lazaro estaba enfermo, fue quien ungio al SENOR con perfume, y le enjugo sus pies , con sus cabellos).
      Bendiciones…

    1. Jesús es ungido en Betania

      (Mt. 26.6-13; Mr. 14.3-9)

      1 Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.
      2 Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.
      3 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Lucas 8:Mujeres que sirven a Jesús

      1 Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él,
      2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido SIETE DEMONIOS, *Jesús en el hogar de Simon el fariseo
      Lucas 7:36 Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa.
      37 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume;
      38 y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume.

    1. El discípulo amado

      20 Volviéndose Pedro, vio que los seguía el discípulo a quien amaba Jesús, el mismo que en la cena se había recostado al lado de él y le había dicho: «Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?»21 Cuando Pedro lo vio, dijo a Jesús:

      —Señor, ¿y qué de éste?

      22 Jesús le dijo:

      —Si quiero que él quede hasta que yo vuelva, ¿qué a ti? Sígueme tú.

      23 Se extendió entonces entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: «Si quiero que él quede hasta que yo vuelva, ¿qué a ti?»

      24 Éste es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas; y sabemos que su testimonio es verdadero.

  2. “20 Volviéndose Pedro, vio que los seguía el discípulo a quien amaba Jesús, el mismo que en la cena se había recostado al lado de él”

    En otro libro se destaca esa parte: “el discípulo a quien amaba Jesús, el mismo que en la cena se había recostado al lado de él”
    y sólo un hijo puede recostarse en su padre.
    Por ahi pueden sacar mas cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *