enamorados

‪(www.thegospelcoalition.org) — Existen muchos mitos en el matrimonio, pero no solo en el matrimonio si no también en el noviazgo. Espero que les sean de edificación estos puntos a cada lector joven.

Publicidad

1. No es malo querer tener relaciones sexuales con tu pareja. Lo preocupante sería si no tuvieras ese deseo. La clave es querer glorificar a Cristo más de lo que desean tener relaciones sexuales el uno con el otro.

2. La clave para glorificar a Cristo más de lo que desean tener relaciones sexuales el uno con el otro es tomar esa decisión una y otra vez.

3. Los que están en una relación de citas o cortejo muestran su mejor comportamiento. Sin embargo, puedes esperar con el paso del tiempo que se pongan “peores”. Mientras la familiaridad crece, la gente baja la guardia y se convierte más en su verdadero yo. El matrimonio no soluciona el mal comportamiento; en todo caso, a menudo se le da más libertad. Damas, esto significa que si tu novio es controlador, desconfiado, verbalmente condescendiente o manipulador, lo será más en la medida en la que su relación continúe. Lo que sea que estés haciendo ahora para excusarlo o pasar por alto será más difícil de ignorar y más prominente mientras su relación continúe. Por la gracia de Dios, la gente en busca de Jesús puedecambiar, pero no puede arreglar al otro; y el matrimonio no lo va a arreglar. Si él es áspero ahora, lo será aún más.

4. Casi todos los cristianos que conozco que están casados con un no creyente aman a su cónyuge y no se arrepienten necesariamente de casarse con ellos. Sin embargo, han experimentado un profundo dolor y descontento en su matrimonio a causa de este yugo desigual, y ahora aconsejarían a un creyente el no casarse con un incrédulo.

5. Suponer que eres especial y eres diferente, y que sus experiencias no reflejan la tuya es ser arrogante y poco inteligente. Las personas que te aman y te están advirtiendo en contra de tu relación podrían ser tontos ignorantes. Sí hay tontos ignorantes. Pero las probabilidades de que tus padres, tu pastor y tus amigos mayores casados sean más sabios de lo que piensas son mayores.

6. Vivir juntos antes del matrimonio es un asesino del matrimonio.

7. El sexo prematrimonial quita el incentivo de un joven a crecer, de asumir la responsabilidad, y liderar a su hogar y su familia.

8. Las heridas en el corazón de una joven causadas por el sexo fuera del matrimonio quizás parezcan imperceptibles al principio, pero serán innegables con el tiempo, mientras ella juega con los beneficios del pacto sin la seguridad del pacto. Esta no es la manera en que Dios diseñó el sexo para satisfacernos. Nunca le des tu cuerpo a un hombre que no se ha comprometido delante de Dios a serte fiel en el pacto del matrimonio, lo que presupone una rendición de cuentas a una iglesia local. En resumen, no des tu corazón a un hombre que no rinde cuentas a alguien que provea una disciplina piadosa.

9. Todas tus relaciones, incluyendo tu relación romántica, tienen el propósito de hacer que Jesús se vea más grande por encima de llenar tus necesidades. Cuando hacemos de la realización personal nuestra última prioridad en nuestras relaciones, irónicamente, nos encontramos frustrantemente insatisfechos.

Publicidad

10. Ustedes son amados por Dios con abundante gracia en la obra expiatoria de Cristo, y el abrazar este amor por la fe en Jesús proporciona el poder del Espíritu Santo y la satisfacción para perseguir relaciones que honran a Dios, y en eso, maximizan tu gozo.

Compártelo:

This article has 3 Comments

  1. Buen día. Acabo de leer este artículo. Hoy hace exactamente 3 meses que puse mi vida a cuentas con el Señor y me salvó. Nací en familia “cristiana” (por lo que toda la vida he conocido de Dios), pero a mis 10 años mis padres se divorciaron. A los 19 conocí a una chica (mi ahora ex-novia) de tan buen corazón que a la perspectiva de mi ojo humano solamente le faltaba conocer a Cristo… Sin embargo en las veces que le hablé de Él siempre se mostró reacia a reconocerlo como Señor y Salvador. Pedía por ella, pero mi corazón se fue alejando de Dios, y me alejé también de la Iglesia, de mis amigos y de mi familia hasta que solamente me quedó ella, y la convertí en mi ídolo, con tal de que ella y yo estuviésemos bien. Hoy, 4 años después, y luego de haberle entregado TODO a ella tan pronto nos habíamos hecho novios, y luego de haberla embarazado y perdido al producto durante nuestro tercer año de relación, me “pidió tiempo” y a las dos semanas la vi con otro. Fue entonces que quise suicidarme, porque ya no tenía nada que perder, hasta que Cristo me levantó del polvo y no me dejó acabar con la poca vida que me quedaba. Del 17 de abril a la fecha he estado creciendo en el Señor y le busco cada día. He ido a buscar a mi familia, amigos y a la Iglesia donde me congregaba para pedirles perdón a todos.

    “Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”. Filipenses 3:8.

    Pese a la nueva relación que hoy tiene esta chica, creo que ambos estamos lastimados, y yo vivo aún con las consecuencias de mis pecados. Paul Washer decía que “para los que caímos en pecado, la buena noticia es que hay perdón por parte de Jesús, la mala es que terminaremos ahogados en lágrimas por nuestros errores”. Por ello quiero pedir consejo, si es que las consecuencias de mis pecados me perseguirán hasta la muerte, de qué tengo que saber y/o hacer para ir superando todo esto. No sé si sea posible que hagan un post de “10 cosas que los jóvenes que ‘ya la regaron’ deben saber”. Gracias de antemano por su respuesta.

    1. Yo tambien soy joven, tengo 23 años y al igual que tu, cometi pecados e hice cosas de las que hasta hoy me averguenzo, pero me arrepenti, y me aleje de todas esas cosas y busque a Dios y el me salvo de la condición en la que me encontraba, y me ha dado una vida nueva. Recuerda que “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”. Ademas el amor de Dios es tan grande y perfecto que puede sanar cualquier herida del pasado, pidele que sane las tuyas con fé y no me cabe duda de que el lo hara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *