cobrar por predicar

Hace un tiempo nos pidieron este tema, por eso hemos querido traerla a colación.

Vivimos en una época donde el Evangelio ha sufrido mucho daño, no que haya cambiado, porque el evangelio no tiene variación, sino como dice el Apóstol Pablo: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo (Galatas1:6-7). De esta misma forma en nuestra época vemos diferentes cosas extrañas dentro de la iglesia. Existen pastores que cobran hasta 500 dólares o más por dar un mensaje en una Iglesia. La pregunta que traemos en ese día es: ¿Debe un predicador cobrar por predicar? Aquí hemos preparado dos razones por las que entendemos que no.

1. No tenemos por qué gloriarnos

El apóstol pablo dice en 1 Corintios 9:16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y !Ay de mí si no anunciare el evangelio!

Este es un punto a considerar en nuestro texto: “No tengo porqué gloriarme”. Tenemos la suprema obligación de predicar el Evangelio, tenemos la encomiendo de hacerlo, simplemente nos es “impuesta necesidad”, de manera que , el ministro que predica el Evangelio no se gloríe porque es escuchado por los demás o porque a alcanzado cierto grado, mas gloríese en aquel que sufrió hasta la muerte para que esta salvación nos sea dada.

Publicidad

2. Si me fue entregado a precio de sangre, ¿Por qué ponerle un precio?

Martín Lutero decía que este Evangelio siempre ha sido a precio de sangre, pues, por la muerte de uno (Jesús) nos fue entregado, por la muerte de muchos continuo siendo llevado.

Publicidad

El apóstol Pablo expresa:

1 Corintios 9:

17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada.

18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.

El apóstol nos habla de presentar el Evangelio gratuitamente, pues, ¿Acaso podemos vender lo que no hemos comprado?  De la misma manera, todo predicador que le pone un precio a su mensaje esta vendiendo aquello que se le fue entregado gratuitamente. Jesús pago un alto precio, no debemos de meter el mensaje de Dios en juego como si fuera un negocio, no debemos.

 

Compártelo:

This article has 10 Comments

  1. Luego de leer su escrito, me surge una pregunta, si hay algunos que descarado te cobran y hasta dan sus números de cuenta para que les sea depositado el 50% alante, entonces pregunto, es cobrar o pagar cuando en algunas iglesias a los predicadores se les da una ofrenda de gratitud, tomando en cuenta que algunos vienen de lejos, otros tal vez no tienen un trabajo secular, se les ayuda con el combustible, etc! ?

  2. El obrero es digno de su salario. Cada predicación tiene unas horas, hasta 100, para exponerla. Eso es tiempo que el predicador no puede dedicar a “trabajar”. Queremos gente que trabaje y nos prediquen cuando nosotros queremos y encima gratis.
    Los versículos están sacados de su contexto: ¿De dónde sale que “gloriarse” pueda significar cobrar? Significa que no se puede recibir mérito por el hecho de predicar, no por el hecho de hacerlo bien. Jesús recibió mérito, ¿era malo?
    Y el segundo, habla de evangelizar o compartir el evangelio, no de predicar como entendemos nosotros. Y se refiere a no cobrar a aquellos que evangelizar (lógicamente). Varias veces, Pablo, en la misma carta que la citada, de queja a esa misma iglesia que no le estén pagando lo que es justo y deberían darle por su trabajo, uno de ellos exponer la Palabra.
    No busquemos excusas para no pagar lo que es justo disfrazando eso de espiritualida. Seamos realistas y leamos lo que dice la Biblia y no lo que queremos que diga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *