(www.mimejoralabanza.com) — Este es el mes de las madres en muchos países del mundo y hoy hemos sentido traerles los ejemplos de cinco madres de la Biblia. Esperemos que sea de bendición.

Cinco mujeres ejemplares de la Biblia

1. La madre de Moisés

Moisés nació en un tiempo en que los hijos varones hebreos que nacían tenían que ser echados al río por orden del faraón, quien temía que el pueblo se multiplique y se rebelara contra él. Mas la madre de Moisés lo ocultó por tres meses y al echarlo al río, nunca lo perdió de vista:

la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses.

Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.

Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería.

Publicidad

Éxodo 2:2-4

2. Ana, la madre de Samuel

Era estéril y le oraba a Dios por un hijo. Se sintió tan agradecida al recibir el hijo que pidió que lo dedicó al servicio de Dios:

Publicidad

26 Y ella dijo: !!Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová.

27 Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.

28 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová.

1 S 1:26-28

3. La que prefirió que su hijo fuera criado por otra antes que verlo muerto

La sabiduría del rey Salomón se puso de manifiesto cuando dos mujeres fueron a disputar sobre cuál era la verdadera madre de un niño. Las dos vivían en la misma casa y tenían hijos recién nacidos. Una noche el hijo de una de ellas murió porque esta lo aplastó mientras dormía y cambió su hijo muerto por el hijo de la otra que estaba vivo:

18 Aconteció al tercer día después de dar yo a luz, que ésta dio a luz también, y morábamos nosotras juntas; ninguno de fuera estaba en casa, sino nosotras dos en la casa.

19 Y una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él.

20 Y se levantó a medianoche y tomó a mi hijo de junto a mí, estando yo tu sierva durmiendo, y lo puso a su lado, y puso al lado mío su hijo muerto.
(1 R 3:18-20)

Al día siguiente, la madre verdadera, al ver el niño muerto y observarlo bien, se dio cuenta que no era su hijo y llevó el caso ante el rey. En medio de la discusión entre las mujeres sobre de quién era el hijo vivo y de quién era el hijo muerto, Salomón pide una espada para partir el niño vivo por la mitad y darle una mitad a una mujer y la otra mitad a la otra. De inmediato la madre verdadera pidió que no lo maten, que mejor se lo entregaran a la otra. Y conoció Salomón cuál era la verdadera madre:

26 Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: !!Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo.

27 Entonces el rey respondió y dijo: Dad a aquélla el hijo vivo, y no lo matéis; ella es su madre.

1 R 3:26-27

4. María

Tuvo el privilegio de traer al mundo al mesías y estuvo presente con él hasta en el momento más doloroso, el día de su crucifixión:

25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.

26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

Juan 19:25-26

5. Eunice

Judía creyente con esposo gentil (griego) que instruyó a su hijo Timoteo en las Escrituras. Ella y su madre Loida fueron mujeres de fe ejemplares:

trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

2 Ti 1:5

Compártelo:

This article has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *