Perseverando en las pruebas y dificultades

Estos últimos tiempos están muy difíciles, muchas cosas se dificultan, muchos buscan la forma de hacerle daño a su prójimo, pero sabemos que todas estas cosas son provocadas por la misma desobediencia de la humanidad.

Pero nada detiene a los que guardan la palabra santa de Dios, que andan bajo el camino correcto y que tienen por hecho lo de mantener su fe en el Señor, porque solo Dios nos puede ayudar a resistir las pruebas que vienen a nosotros.

Nadie con sus propias fuerzas puede lograr nada, sino que por amor y misericordia de Dios hacia nosotros lo logramos, porque los ojos de Dios están sobre sus hijos, Él les ayuda en todo momento.

Bienaventurado el varón que soporta la tentación;

porque cuando haya resistido la prueba,

recibirá la corona de vida,

que Dios ha prometido a los que le aman.

Santiago 1:12

Solo en las manos del Señor podemos avanzar y seguir hacia a delante sin temor a nada, porque Él conoce nuestros caminos, Él es que nos guía, no nos deja caer en el resbaladero, es el río que corre por todo mi interior, es el pan de vida que nos sustenta, Él es la luz en medio de la oscuridad, que nos ayuda a pasar todas las barreras que estén a nuestro frente, nos da la victoria en tiempos de guerra, cuando no tenemos fuerzas nos da las manos y nos levanta, y todo esto es porque él es nuestro buen pastor.

Es bueno que sigamos en pie de batalla creyendo en Dios Todopoderoso, no nos detengamos en medio las pruebas y de las aflicciones, sino que soportemos porque un día llegará nuestra recompensa. Lo que Dios nos prometió lo cumplirá, porque así lo dice su Palabra, creamos y sigamos caminando con nuestras frentes en alto.