No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *