Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *