Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Qué bueno cuando somos portadores de su Palabra, y más cuando aún se nos escoge para llevar las buenas nuevas de salvación a los abatidos, llevar su Palabra por todos los confines de la tierra.

En este caso hablaremos de Isaías, que fue elegido para ser un portador de la Palabra de Dios, para llevar las buenas nuevas, ayudar a aquellos que no conocen de su Palabra, para que se puedan salvar.

Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová;

me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos,

a vendar a los quebrantados de corazón,

a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

Isaías 61:1

Podemos ver que Isaías fue escogido y ungido para esta maravillosa obra, y el propósito era para que llevara el mensaje de salvación a todas aquellas personas que todavía no estaban en el camino del Señor, y a hablarles a aquellos que se habían apartado de Sus Caminos, para que se arrepintieran y se volvieran a Dios.

Y los más importante de todo era que el espíritu de Dios estaba sobre él para cuidarlo de todo dardo del enemigo que quisiera detenerlo de hacer la maravillosa obra de Dios.

a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová,

y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;

a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza,

óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado;

y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

Isaías 61:2-3

Es bueno escuchar como este portador de la Palabra de Dios decía que el Señor le mandaba a llevar libertad a los cautivos, a sanar las heridas de los enfermos y proclamar el año abundante del Señor, llevar alegría a aquellos que estaban sumergidos en tristeza y en lloro, a aquellos que andaban sin esperanza, porque eran muy maltratados por los demás, siendo golpeados por los poderosos reyes de aquellos tiempos.

Pero había uno el cual fue enviado por el Dios todopoderoso, para sanar las heridas de los que estaban cautivos y liberarlos de las cárceles donde estaban encerrados, para que tengan vida y puedan ser salvos y conocer la verdad.

Es bueno que entendamos que la palabra dice que si nosotros venimos a Él en socorro, Él no nos despreciará ni nos echará fuera, sino que nos abrirá sus brazos para que seamos salvos en sus caminos, pero recordemos que Dios vino a salvar y a dar vida y vida en abundancia.

Posted in

This article has 3 Comments

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *