Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

No creamos en lo que dice la psicología moderna de que el hombre es lo más importante en la creación y que todo lo que existe es para satisfacer sus necesidades, más bien, veamos al hombre desde el punto de vista de que es un ser que ha desobedecido a Dios, que es totalmente depravado y que es inmerecedor de toda gracia de Dios. Pero, independientemente de esto nuestro Dios ha decidido mirarnos y acordarse de nosotros.

Hemos leído la historia de Job, una historia bastante penosa, puesto que fue un hombre que tuvo que atravesar situaciones muy dolorosas en la vida, aunque, al final de ellas Dios le dio paz. Pero, en esta historia hay unas preguntas muy importantes que Job hace a Dios… Veamos:

17 ¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas,
Y para que pongas sobre él tu corazón,
18 Y lo visites todas las mañanas,
Y todos los momentos lo pruebes?

Job 7:17-18

A pesar que nosotros no merecemos ser importantes para el Creador y no merecemos ningún tipo de gracia sobre nosotros, Él ha decidido amarnos, y muestra su eterno amor cada mañana, cada día, con la lluvia, con el sol, con los alimentos y con las personas que están a nuestro alrededor. Somos sumamente privilegiados de que alguien tan poderoso e inigualable nos visite cada mañana.

¿Se imagina usted lo grande que es Dios? Dios es nuestro amigo y nosotros somos muy pequeños delante de Él. Es como hacer la simple comparación de que un elefante tenga como amigo a una hormiga, la hormiga es muy diminuta delante del elefante, así somos nosotros de pequeños delante de Dios, sin embargo, a pesar de lo pequeño que somos Dios nunca se olvida de nosotros, sino que cada día está pensando en su creación.

Poseemos el privilegio más grande que se pueda tener: “Dios nos ama y piensa en nosotros”. Dios no es un creador descuidado, no es un creador que olvida lo creado, sino que es un creador que vive pensando en el bienestar de su creación.

El hombre no piensa igual que Dios, pues muchas veces nosotros cuando somos traicionados recurrimos a abandonar a los demás, pero Dios no ha  hecho eso con nosotros y por eso Job se pregunta: ¿Qué es el hombre para que le engrandezcas, y para que pongas sobre él tu corazón? Demos gloria a Dios por esta dicha que se nos ha concedido.

Posted in

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *