Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Desculpe-nos, mas este texto está apenas disponível em Espanhol Europeu. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

El capítulo 13 de la primera carta de Pablo a los Corintios es un gran sermón sobre el amor. ¿Qué es el amor? Creo que nunca llegaríamos al significado pleno del amor. Muchos definen el amor como dar a los pobres, luchar por la patria y muchas otras cosas más, pero, cuando leemos este escrito del apóstol nos damos cuenta que ni siquiera esas cosas son la expresión máxima del amor.

La palabra amor viene de una palabra en latín que quiere decir “pasión”. En realidad nosotros sentimos pasión por muchas cosas, pero realmente esto no quiere decir que seamos personas que mostramos el amor de Dios. El amor es algo que siquiera puede ser bien definido, y es por esto que Juan dice: “Dios es amor”. Es que el concepto de amor es tan espiritual que esto es lo que se puede terminar diciendo: “Dios es amor”.

En el libro ya mencionado el apóstol habla de una serie de obras tales como dar a los pobres, ser sacrificado, tener dones, etc, pero dice: “Si no tengo amor, nada soy”. De nada nos sirve tener un sinnúmero de buenas cualidades y hacer obras buenas si al fin y al cabo el amor del Padre no está en nosotros.

Muchas veces perdemos el sentido de qué es en realidad lo más importante y nos inclinamos más hacia otras cosas menos importantes que el amor de Dios, y es exactamente por esto que Jesús dice: En estos dos mandamientos se resume la ley: “Amarás al Señor tu Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”. En fin, la ley se resume en el amor.

Pablo dice a los Corintios:

Ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

1 Corintios 13:13

Debemos ser cristianos llenos de fe, creyentes de que Dios existe, cristianos llenos de esperanza, sabiendo que se nos ha prometido una ciudad celestial, pero sobre todas las cosas, debemos ser creyentes llenos de amor, porque si no tenemos amor de nada nos sirve tener la fe que traslade los montes y de nada nos serviría creer simplemente en sus promesas, en cambio, el amor, ese amor de Dios permanece para siempre y es sobre todas las cosas.

Pidámosle a Dios que nos ayude a ser creyentes llenos de amor porque el amor cubre multitudes de pecados.

Posted in

This article has 1 Comment

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *