Somos transformados por Jesús cuando decidimos entrar en el camino correcto y perfecto. Somos transformados porque ya Cristo está en nuestras vidas. No dudemos que cuando Cristo entra a nuestras vidas todo cambia.

No os conforméis a este siglo,

sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,

para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,

agradable y perfecta.

Romanos 12:2

¿Cómo pueden ser transformadas nuestras vidas? Dejando todo lo que no es del agrado de Dios, buscándole en todo, abriendo la puerta de nuestros corazones para que Él pueda entrar y pueda abundar el amor de Cristo.

Cuando Jesús pasaba por distintos lugares dando sus sermones, siempre aparecían, ciegos, mudos, endemoniados, paralíticos, entre otros enfermos, los cuales eran sanados y a la vez transformadas por el Todopoderoso.

Y esta es la buena voluntad de Dios: Que seamos transformados, que seamos renovados por medio de la gloria perfecta y agradable de Dios. El Señor quiere que nuestros pensamientos sean abiertos a través de esta renovación en Cristo Jesús Señor nuestro.

También encontramos otros pasajes bíblicos, los cuales nos instan a seguir buscando de Dios, recibiendo cada día fuerzas de parte del Señor.

Por tanto, nosotros todos,

mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor,

somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen,

como por el Espíritu del Señor.

2 Corintios 3:18

Una cosa pasa en nuestras vidas, y es que cuando miramos al Alto y Sublime Dios Todopoderoso somos cambiados por Él, porque así también un hombre un día fue transformado por Jesús, y ese hombre se llamaba Saulo, el cual tuvo un encuentro con el Señor y su vida de ahí en adelante cambió, pasó de ser perseguidor de la iglesia a ser un perseguido por causa de Cristo, por medio de esa gloria perfecta.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *