En el capítulo 58 del libro de Isaías repasaremos un poco sobre el verdadero ayuno, ya que el pueblo de Israel ayunaba pidiendo justicia a Dios y creyéndose merecedores de Dios, pero ellos se habían apartado de Dios tras la idolatría, se habían alejado de sus leyes, en fin, se habían rebelado totalmente ante Dios. El Señor nos libre de creer que estamos bien cuando en el fondo sabemos que estamos mal y necesitamos profundamente a Dios. 

La Biblia dice hablando al pueblo de Israel:

3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.

4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.

5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?

Isaías 58:3-5

Muchas veces sentimos que nos sacrificamos, oramos, pedimos, y nunca vemos respondidas nuestras plegarias, y es que a  veces se nos olvida algo, y es que el punto no es tanto nuestro sacrificio corporal, hay algo mucho más profundo, y es que seamos obedientes a Su Palabra, que vivamos una vida consagrada para Él, y esto incluye estar separados de las cosas que a Dios no le agradan.

¿Para qué nos sacrificamos o para qué ayunamos? ¿Lo hacemos porque queremos agradar a Dios o lo hacemos simplemente por un programa que hemos creado? El ayuno no es para nosotros creernos más espirituales que todos los demás, el ayuno es una forma de nosotros demostrarle a Dios que nuestra relación con Él nos interesa, que deseamos tomar un momento aparte para acercarnos a Él.

También el ayuno es presentado por Jesús como una forma de humillarnos, de aprender a ser más humildes. El pueblo de Israel ayunaba pero no tenía esto bien claro. Es bueno tengamos con claridad lo que es realmente el ayuno: El verdadero ayuno es tener una relación plena con nuestro Creador, no creernos que somos alguien, sino que Dios lo es todo.

This article has 8 Comments

  1. Es bueno saber de la biblia ya que es un libro sagrado que a mí me falta mucho por explorar. Yo he visto y escuchado a muchos pastores lleva a sus iglesias a ayunar y al día siguiente metidos en problemas yo pienso que eso no es un ayuno que se haya hecho de corazón para Dios

  2. El ayuno es un Anto de contricción para agradar a Dios s para agradar a Dios si nos humillamos delante de Dios y lo hacemos de todo corazón el que ve en los corazones lo tendrá en cuenta para escuchar nuestras oraciones

  3. Buenos dias hermanos y hermanas a como yo el entiendo el ayuno es para tener el tiempo para Dios donde tenemos tiempo a solas con el tener algo especial k pedirle para cuando Dios decida en aser la obra en el ayuno es para orar leer la biblia y tambien alabarle cantarle a señor Jesuscristo tambien toma mucho encuenta la alabanza asi es como yo lo entrepreto Dios me los bendiga siempre y K tengan un hermoso dia lleno de bendiciones

  4. Bendicion de lo alto a todos mis hnos y hnas en Cristo!! Dios os pido en vuestra infinita Misericordia que el ayuno en sus hijos entre los cuales me incluyo nos deje enseñanza de humildad y obediencia a Vos, y sepamos recordar q a traves del ayuno sometemos la carne q para nada aprovecha, pues hemos de andar en el espiritu… Amen!!! Gracias Señor Jesus por vuestro Amor!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *