Encontramos muchísimos hombres de fe en la Biblia, pero antes de nombrarlos tenemos que saber qué significa la palabra fe. La Biblia dice en Hebreos 11:1: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Sí, muchos hombres de la Biblia tuvieron esa definición de fe, creyeron en Dios aun sin haber recibido lo prometido, y posiblemente nuestro ejemplo más impactante al día de hoy es el de Abraham, sin embargo, la Biblia nos narra de muchos otros hombres de Dios que tuvieron una fe increíble y al leer sobre ellos hoy en día nos llena de mucho regocijo y esperanza.

El apóstol Pablo dijo a los Romanos:

14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Todos estos hombres creyeron en Dios por una palabra, y por supuesto, una palabra de Dios. Abraham creyó en Dios cuando le dijo: “Sal de tu tierra y de tu parentela a la tierra que yo te mostraré”. En el libro de Hebreos también no dice que Moisés se mantuvo como viendo al invisible, o sea, recordemos, Moisés se crió en el palacio de Faraón, pero cuando llegó la hora, no se rehusó a pertenecer al pueblo de Dios. También tenemos hombres como Daniel, que no le importó el ser lanzado a un foso lleno de leones, ¿y qué decir de Sadrac, Mesac y Abed-Nego? Estos tres jóvenes prefirieron ser lanzados a un horno de fuego, y todo porque creían poderosamente en Dios.

¿Cuántos hombres más podríamos mencionar? Creo que llenaría estas páginas con miles de palabras, porque hemos tenido hombres que han creído en Dios increíblemente a través de toda la historia. Pablo dice: “La fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. Nosotros estamos aquí porque hemos escuchado la Palabra de Dios y esa palabra ha producido en nosotros la fe que hoy en día tenemos.

Mantengamos nuestra fe siempre, creyendo que Dios es poderoso para librarnos de todo mal y mantenernos firmes hasta el fin.

This article has 3 Comments

  1. Hay en mi tierra una cierta frase que dice,” tu sin sol, so sin fe no valemos nada” te pedimos Señor Dios Padre que nos des fuerzas, como siempre haces para poder seguir el camino y no desfallecer porque es bueno y justo que te amemos con todo corazón.
    Aleluyah!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *