Una de las formas para que el joven limpie su camino, es entregándose al Señor con todo su corazón, cuerpo, alma, y espíritu, y tener en cuenta que debe seguir Sus estatutos para que todo en su vida sea diferente.

Cuando un joven anda en malos pasos todo le va mal, creyendo que está haciendo lo correcto, pero muchas personas señalan a estos jóvenes dando a entender que su vida está mal y que todo lo que hacen es para hacerle daño a los demás.

¿Con qué limpiará el joven su camino?
Con guardar tu palabra.

Salmos 119:9

Gran parte de la juventud de hoy en día solo piensa en andar haciendo todo lo que le pasa por la mente, sus pensamientos están puestos en robar, matar, cometer todo tipo de atrocidades, lo cual termina destruyendo sus vidas por tales causas.

Pero algo que debe pasar con la juventud, es que el joven debe apartase de sus malos caminos y guardar la palabra de Dios en su corazón, porque inmediatamente los jóvenes comiencen a guardar la Palabra de Dios en su corazón, todo cambiará en su vida.

Con todo mi corazón te he buscado;
No me dejes desviarme de tus mandamientos.

Salmos 119:10

Es importante escuchar estas hermosas palabras dichas por el escritor de este capítulo, dando a entender que él siempre está buscando de Dios, pero él le pide al Señor que no le deje desviarse de los pensamientos del Señor, pero menciona una palabra importante donde dice que él le está buscando con todo su corazón.

En mi corazón he guardado tus dichos,
Para no pecar contra ti.

Salmos 119:11

Así como este hombre guarda los estatutos del Señor con su corazón para no pecar contra él, también debe el joven guardar la Palabra de Dios en lo más profundo de su corazón.

Joven, es importante que cada día que pasa guardes la Palabra de Dios en lo más profundo de tu corazón, para cuando vengan los tiempos malos, las pruebas y ataques del enemigo, tengas fuerzas para poder seguir hacia adelante en el nombre del Dios todopoderoso.

This article has 3 Comments

  1. Dios nunca abandona, aunque no nos merezcamos tal amor infinito de Dios-Padre.
    Confiemos en Dios, siempre nos ayuda y podamos perdona de corazón.
    Alabado seas Dios-Padre.
    En Vos confío.
    Amén Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *