Vivimos en un mundo donde la maldad cada día crece más y más; vemos la maldad en nuestras escuelas, universidades, en las calles, en el trabajo, en todos lados, vemos personas que han perdido la humanidad, es un descontrol total, es como que el mundo está colapsando, y realmente está colapsando. ¿Qué hacemos nosotros como como pueblo de Dios frente a esta realidad?

Debemos tomar la Biblia y enseñarla a nuestras familias, tomar dominio y control, porque esta sociedad va camino al declive y nosotros debemos predicar la Biblia. El Salmista pudo entender esto y por eso escribió:

35 Guíame por la senda de tus mandamientos,
Porque en ella tengo mi voluntad.

36 Inclina mi corazón a tus testimonios,
Y no a la avaricia.

37 Aparta mis ojos, que no vean la vanidad;
Avívame en tu camino.

Salmos 119:35-37

Debemos tomar la Biblia en mano y pedirle a Dios que nos guíe a través de su Palabra, que nos ayude a hacer la voluntad de Dios, la cual es buena y perfecta. Que en medio de una sociedad con tanta calamidades como esta nos ayude a poner nuestros ojos donde tenemos que ponerlos: “La voluntad de Dios”.

Hubo hombres de Dios en la Biblia que también vivieron en medio de muchos pecados, sin embargo, ellos se mantuvieron firmes en Dios, porque su fortaleza venía desde los cielos y ese es el mismo Dios al cual nosotros servimos, el cual es poderoso para guardarnos firmes hasta el día de su venida.

Amados hermanos, que nuestra oración sea la misma del salmista, que el próximo año sea de bendición para nuestras vidas y que nos acerquemos más y más a Dios.

This article has 2 Comments

  1. Que dios los bendiga a todos los hermanos y soy una sirva de dios estoy apartada pero yo tengo conocimiento de dios me estoy a cercandome a dios otravez yo le pido a mi dios poderoso que oren pol mi Gran familias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *