Quién de nosotros no ha pasado por algún momento difícil en la vida, por esos momentos donde quizá no quisieras seguir viviendo, cuando sentimos que todas las pruebas difíciles nos caen encima, momentos en los cuales hasta muchos han pensado apartarse de Dios. Pero apartarse de Dios nunca será la solución, por lo cual es bueno que mantengamos las mismas palabras del salmista: “No nos apartaremos de ti”.

El salmista Asaf dijo:

Sea tu mano sobre el varón de tu diestra, Sobre el hijo de hombre que para ti afirmaste. Así no nos apartaremos de ti; Vida nos darás, e invocaremos tu nombre. !!Oh Jehová, Dios de los ejércitos, restáuranos! Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.

Salmista 80:17-19

Nunca debemos pensar que tenemos las suficientes fuerzas como para pelear solos, nunca debemos pensar que somos fuertes y que no debemos molestar a Dios para nuestros problemas, Dios siempre estará presto para escucharnos y para ayudarnos en esos momentos difíciles. Recordemos que la Biblia nos enseña que Dios mira al humilde de cerca y al altivo de lejos y una de las bases para ser humildes es entender la necesidad de un Dios en cada momento.

La Biblia dice:

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.

Jeremías 9:23

Nunca debemos pensar que somos los suficientemente fuertes como para luchar solos. Sin Dios no somos nada y si estamos de pie o nos tomamos un vaso de agua es por la gran misericordia de Dios, de lo contrario no podríamos siquiera caminar.

El salmista dice que si la mano de Dios estaba con ellos, ellos nunca se apartarían de Dios. Oremos a Dios para que su mano nunca se aparte de nosotros, puesto que es la única manera en que nos podemos mantener firme en este mundo caído.

This article has 4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *