Podemos ver la desesperación de las personas hoy en día, que siempre quieren hacer todo de prisa aún cuando tienen la posibilidad de hacerlo despacio y bien, y es que la misma palabra del Señor nos manda a que hagamos todo tranquilo y con amor.

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Eclesiastés 3:1

El escritor de este libro llamado Salomón, no se equivocó cuando decía que todo tiene su tiempo, y no es mentira, es una gran verdad que todo tiene su tiempo.

Cuando le damos paso a la desesperación, entonces esto desordena nuestro estilo de vida, y es porque estamos haciendo todo con rapidez, sin importar las consecuencias que puedan venir a nuestras vidas.

Llevar este estilo de vida hace que la misma sea acortada, y esto es por la prisa en que estamos llevando nuestro cuerpo, porque no olvidemos que este cuerpo llega a un estado que ya no puede más.

Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;

tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;

tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;

tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;

tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar;

tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar;

tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.

Eclesiastés 3:1-8

En este libro vemos que cada uno de estos versos Bíblicos nos dicen la realidad de la vida, pero a veces no lo hacemos así cuando aún la palabra nos da un consejo para que lo hagamos de la manera de Dios, pero lo ignoramos y no hacemos caso a nada de esto que nos está explicando la Biblia.

Y qué pasa cuando no nos llevamos de este consejo, entonces vienen las consecuencias, viene la muerte y te toca la puerta, y esto fue por no tomar el consejo para que hicieras las cosa cada una a su tiempo, y algo que debe estar claro, es que debes tomar en cuenta que, si estás haciendo las cosas muy desesperado, entonces cambies y lo hagas como lo dice su Palabra indicándote que así debe ser para que tu cuerpo pueda resistir más y más.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *