La Biblia nos dice que arribaron hacia la tierra de los gadarenos, y he aquí se encontraron con un hombre que estaba endemoniado. La Palabra nos dice que este endemoniado no vestía nada de ropa, no moraba en su casa sino que su casa eran los sepulcros:

Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad,

endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa,

ni moraba en casa, sino en los sepulcros.

Lucas 8:27

Este hombre endemoniado era muy agresivo con todo lo que se le atravesara en su camino, y esto es debido a que estaba endemoniado, estaba poseído por legiones de demonios.

 Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo.

Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él.

Lucas 8:39

La Biblia nos explica que este hombre tenía mucho tiempo así endemoniado, pero las personas nunca pensaron que el endemoniado gadareno iba hacer libertado.

Jesús le su nombre, y este responde “legiones, porque somos muchos”. Los demonios que lo poseían siempre le atacaban con todas sus fuerzas para que el cometiera todo tipo de destrucción.

Dice que después de todo lo que aquel hombre pasó, Jesús le libertó de lo que hacía infeliz a aquel muchacho que ya tenía mucho tiempo en esta condición. Pero este joven quería seguir al maestro donde quiera que fuera, mas Jesús le dijo que no, sino que fuera y contara y testificara de lo que había pasado con él.

Hay otro verso Bíblico que nos habla, de lo que pasa con aquellas personas que se apartan del canino de Dios.

Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él,

y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

Así también acontecerá a esta mala generación.

Mateo 12:45

Es bueno que tengamos presente, que cuando venimos a Cristo ya somos una nueva criatura, y no tan solo eso, sino que no nos apartemos de estos caminos, porque si lo hacemos sufriremos las consecuencias, ya que aquel demonio que nos acorralaba va a buscar más ayuda para que nuestras vidas sean destruidas en su totalidad. Seamos sabios y no dejemos el camino que nos lleva a la salvación.

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *