Hemos escuchado todo el tiempo de la suspensión de los reyes de aquellos tiempos, y no solo de aquellos tiempos, sino que también esto ocurre actualmente.

Como podemos ver ya no le llamamos reyes sino que utilizamos esta palabra, presidente, aunque todavía se utiliza la palabra rey en algunos países.

Si comenzamos a leer la palabra de Dios, nos encontraremos con un sinnúmero de reyes que gobernaron en aquellos tiempos y entre ellos había malos y buenos, estos reyes controlaban naciones dando muerte a todo aquel que impidiera su conquista.

Tenía, pues, Josafat riquezas y gloria en abundancia;

y contrajo parentesco con Acab.

2 Crónicas 18:1

Esta es una historia de un rey de Israel llamado Josafat, el cual fue engañado por un espíritu de mentira permitido por Dios y un hombre llamado Acab, se encargó de inducir a Josafat a ir a la guerra sin la autorización de Dios, creyendo así en cada una de las falsas palabras que le daban aquellos falsos profetas, sin embargo este rey de Israel entendía que necesitaba la palabra de un verdadero profeta.

El rey preguntó si en ese reino había un verdadero profeta que tuviera palabra de Dios, y acab le respondió que había uno pero que nunca sentía agradado con lo que este le profetizaba, pero Josaft le respondió que lo mandara a llamar y cuando el profeta Micaías se presentó ante los reyes hizo conforme el Señor había hablado.

Podemos decir que todos los reyes de la tierra son puestos por Dios y que un día también pueden ser quitados, pero algunos de estos reyes piensan que son puestos por su estatus social y sus conocimientos adquiridos. Actualmente existen muchos llamados presidentes los cuales piensan que nunca serán quitados de su cargo, pero se equivocan, porque existe uno el cual lo puso y que también lo puede quitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *