Lo grande que es nuestro Dios es algo que vemos desde el principio de la creación, es decir, cuando Dios creó los cielos y la tierra.

El libro de Génesis muestra el primer acontecimiento que hubo en aquel día: organizar la tierra.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo,

y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

Génesis 1:2-3

La Biblia nos dice que luego del acto de la creación, la tierra no estaba en orden, y además, cubierta por tinieblas. Luego Dios comienza a declarar todas las cosas que Él veía que hacían falta en la tierra.

En el verso 3 del primer capítulo de Génesis Dios crea la luz. Cuando hablamos de las tinieblas era por que todo allí estaba oscuro y no se veía nada, por eso Dios creó la luz y fue así, entonces cuando apareció la luz y las tinieblas se hicieron a un lado.

La grandeza de Dios es visible en todo, y no solo por crear los cielos y la tierra, sino que podemos ver la maravilla de Dios en otras cosas más adelante.

La Biblia está llena de muchas obras que el Señor hizo, la creación del hombre, los animales, las estrellas, la luna, el sol,  y todo lo que existe fue creado por el Dios Todopoderoso, el alfa y la omega, el principio y el fin.

Y podemos mencionar una de las más grandes maravillas de Dios, que fue entregar a su único hijo para morir por nuestros pecados.

¿Podemos nosotros rechazar a alguien que dio su vida por amor a nosotros? Dios es bueno para con cada uno de nosotros, a pesar de las fallas que tenemos, Él es fiel y nos perdona. Dios no nos rechaza, aún los cielos cuentan su gloria y el firmamento anuncia sus obras, glorifica a aquel que te puede salvar Dios todopoderoso.

Compártelo:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *