Es bueno que siempre tengamos fe y confianza y creamos aquel que nos llamó, el que puede hacer todo posible. Dios soberano, Rey de Reyes y Señor de Señores.

Para Dios nada es imposible, nuestra confianza debe estar siempre está depositada en Él, para cuando venga el maligno a acosarnos estemos preparados y confiados en el Todopoderoso.

Huye el impío sin que nadie lo persiga;
Mas el justo está confiado como un león.

Proverbios 28:1

Se habla de “estar confiados como un león”, porque el león siempre está confiado para atacar a todo lo que se ponga en su frente.

El león tiene 15 característica las cuales lo identifica como el rey de la selva. Destacaremos  la número 4:

El rugido del león es el más sonoro de la familia de los felinos. El rugido de un león adulto se puede escuchar a 8 kilómetros de distancia y lo utiliza para comunicarle la posición de una manada a las demás.

Con esto tenemos claro que nuestra confianza debe estar en las manos de Dios, porque él nos cuida y nos protege de todo plan del enemigo.

Podemos ver que el que está fuera de los caminos Dios siempre está desconfiado, y siempre está atento a que algo le puede ocurrir en la trayectoria de su camino. Pero no obstante a eso está preocupado a veces por falta de alimentos o u otras cosas.

La falta de confianza siempre es algo que nos pasa cuando no tenemos a Cristo, y cuando no tenemos a Cristo estamos inseguros porque el enemigo nos atacará y seguirá buscando la forma como hacernos la vida imposible.

Él está siempre atento a que demos una mala pisada para señalarnos y así atacarnos con todo su plan, y hacernos entender que no valemos nada y que nunca tendremos nada, que todo será imposible para nosotros, y también buscará la forma de hacernos entender que no existe un Dios justo y fiel que nos pueda ayudar y el cual nos puede defender de todo adversario y que podamos confiar en Él.

Pero todo aquel que sabe que existe un Dios siempre está confiado como un león, no importando la crisis por la que esté pasando, solo levanta sus manos y da gracias a Dios todopoderoso. Por eso es necesario que nuestras vidas estén depositadas en las manos del Creador de todas las cosas, Él es nuestro amparo y nuestro ayudador, Él está en los momento difíciles y aun en los momentos buenos dejándonos dicho que Él está con nosotros todo el tiempo.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *