Cada día que pasa vemos como la humanidad avanza hacia la maldad, los hombres cometiendo todo tipo de atrocidades sin importar las consecuencias que puedan venir a sus vidas.

La humanidad cada día está envuelta en placeres de la vida, pero no está pendiente a que todo esto pasa, y que su vida algún día llegará a su final por todo el mal que a cometido.

Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra,

y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

Génesis 6:5

Si comenzamos a leer el capitulo 6 de Génesis nos encontraremos que el hombre se multiplicaba día tras día, pero así mismo también crecía la maldad.

El verso 6 de Génesis 6 nos habla de que Dios se arrepintió de haber creado el hombre y que le dolió en su corazón. Pero muchos pensaran que Dios no tienen corazón, pero se equivocan porque El Señor sí le duele todo lo que pasa en este mundo.

Vemos en lo que se ha convertido, en una depravación total donde a los hombres no les importa matar a su prójimo:

Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra,

y le dolió en su corazón.

Génesis 6:6

Muchos se preguntan ¿y por qué Dios se arrepiente de haber creado al hombre?, bueno porque el hombre siempre ha estado presto solo a escuchar su propia conciencia y para practicar la maldad, descendiendo de continuo al mal.

El hombre no pensaba en el Creador, en qué iba a pensar aquel que nos creó, ellos pensaba que Dios iba a permitirles todo lo que ellos estaban cometiendo de ante de sus ojos:

Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado,

desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.

Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.

Génesis 6:8

Entonces Dios decidió borrar al hombre de la faz de la tierra por causa de su maldad, porque el hombre iba de continuo al mal, pero no solo el hombre sino todo lo que había creado.

Aquellas personas pensaban que Dios al ver su pecado se quedaría de brazos cruzados, pero sorpresa, porque no fue así, porque a Dios no se le escapa nada,  Él siempre está atento a todo lo que nosotros hacemos, porque sus ojos están sobre nosotros, y es bueno que si estamos haciendo algo que no es agradable delante de Dios, lo arreglemos antes que sea tarde.

Compártelo:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *