Una mujer viuda y pobre que estaba en el momento que se iba a de depositar la ofrenda. Más adelante les mostraremos varias citas bíblicas que nos hablan sobre esta mujer.

Jesús estaba en el templo, y vio cómo algunos ricos ponían dinero en las cajas de las ofrendas. También vio a una viuda que echó dos moneditas de muy poco valor. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: 

Lucas 21:1

Aquí la Biblia nos explica que Jesús estaba en el templo, y veía Jesús como muchos ricos depositaban sus ofrenda. Pero algo que pasaba allí en aquel lugar y era que aquellas personas ricas daban, pero no lo hacían de corazón sino que daban de lo que le sobraba y solo daban para ser vistos por los demás.

Sin embargo, una mujer viuda, sin pensarlo mucho, depositó una cantidad pequeña para los ricos, pero grande para ella, porque era lo único que le quedaba: dos blancas, monedas de poco valor.

A esta mujer no le importó el hecho de que no le iba a quedar dinero para su casa, sino que siendo agradecida de lo que el Señor le había permitido tener, le ofrendó lo único que le quedaba.

Luego Jesús le dice a sus discípulos:

Les aseguro que esta viuda pobre dio más que todos los ricos. Porque todos ellos dieron de lo que les sobraba; pero ella, que es tan pobre, dio todo lo que tenía para vivir.

Lucas 21:3,4

A esta mujer que no tenía esposo se le dificultaba conseguir dinero para sobrevivir, tenía que trabajar mucho para conseguir dinero de muy poco valor para el sustento de su hogar.

También, Jesús le destacó a sus discípulos el hecho que comentamos anteriormente, que aunque la ofrenda de la viuda fue pequeña en cantidad, dio más que todos los demás, porque ella dio todo lo que tenía, mientras que los demás solo daban de lo que le sobraba.

Como consejo para nosotros a la hora de ofrendar, es bueno recordar hacerlo de corazón y con gozo, no con tristeza, porque cuando damos con tristeza, Dios no recibe esa ofrenda. La Palabra de Dios dice que el que le da al pobre, a Dios le presta:

A Jehová presta el que da al pobre,
Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.

Proverbios 19:17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *