Una promesa de David para el hijo de Jonatán llamado Mefi-boset, el libro de 2 de Samuel nos menciona que este joven estaba lisiado de su dos piernas.

Algo que debemos tener en cuenta, es que las promesas que Dios nos hace son buenas y permanecen para siempre, y en este caso hablaremos de David y Jonatán.

Y Jonatán hijo de Saúl tenía un hijo lisiado de los pies. Tenía cinco años de edad cuando llegó de Jezreel la noticia de la muerte de Saúl y de Jonatán, y su nodriza le tomó y huyó; y mientras iba huyendo apresuradamente, se le cayó el niño y quedó cojo. Su nombre era Mefi-boset.

2 Samuel 4:4

Aquí vemos que Jonatán hijo de Saúl tenia un hijo de la de 5 años llamado Mefi-boset, y este niño estaba lisiado de sus piernas. Pero según la historia este niño no nació con este defecto sino, que dice que cuando la nodriza escuchó que Saúl y Jonatán habían muerto, la nodriza al escuchar esta noticia salió desesperada con el niño en sus brazos, pero al salir de allí tan desesperada, el niño se le cayó de sus brazos, y entonces he aquí cuando el niño quedó cojo. Y su nombre era Mefi-boset.

Cuando Saúl y Jonatán habían muerto, David quedó como rey. Pero cuando pasa todo esto de la muerte de estos dos hombres, David dice:

Dijo David: ¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán?

2 Samuel 9:1

Muchos pensaban que no quedaba uno de la casa de Saul con el cual David podía hacer misericordia. Pero quedaba uno. Entonces le dijeron que su nombre era Mefi-boset y esta lisiado de sus dos pies y vivía en las tierra de Lodebar. Entonces David dijo a Siba ¿Eres tú Siba? Y él respondió: Tu siervo.

Entonces envió el rey David, a siba y le trajo de la casa de Maquir hijo de Amiel, de Lodebar, Y cuando Mefi-boset llegó a donde David se postró en tierra y David le dijo:

hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo.

Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa.

2 Samuel 9:7

Y aquí vemos como el Rey David le devuelve la herencia que su abuelo Saúl dejó, dice que él hizo misericordia con el hijo de su amigo Jonatan, y esto fue por amor a Jonatan.

Pero aquí no se detuvo esta maravillosa promesa, sino que David le dio todo lo que necesitaba, y esto fue por que el Rey David amaba a su padre Jonatan.

Y el Rey David dijo a Siba, todo lo que le pertenecía a Saul, le será entregado a Mefi-boset, y así pasó David entregó todo.

Tú, pues, le labrarás las tierras, tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer; pero Mefi-boset el hijo de tu señor comerá siempre a mi mesa. Y tenía Siba quince hijos y veinte siervos.

Y respondió Siba al rey: Conforme a todo lo que ha mandado mi señor el rey a su siervo, así lo hará tu siervo. Mefi-boset, dijo el rey, comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey.

Y tenía Mefi-boset un hijo pequeño, que se llamaba Micaía. Y toda la familia de la casa de Siba eran siervos de Mefi-boset.

Y moraba Mefi-boset en Jerusalén, porque comía siempre a la mesa del rey; y estaba lisiado de ambos pies.

2 Samuel 9:10,11,12,13

Y para concluir con esta hermosa historia, es bueno que siempre creamos que el Señor estará con nosotros así como lo estuvo con este hombre llamado Mefi-boset, y que recibió una gran herencia de parte del Rey David. Y este hombre dice que sesentaba con el rey y comía en la mesa del rey, y vestía la ropa del rey, y este hombre recibió todo.

This article has 7 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *