En estos últimos tiempos, estamos viendo como los adolescentes están actuando, y desobedeciendo a sus padres sin importar lo que los padres estén sufriendo a causa de la desobediencia de los hijos.

Y no solo mencionamos a los adolescentes, sino que esto lo vemos en todo ser humano, que sin importar le dan muerte a sus padres. Entonces esto comenzará a provocar un sufrimiento que le causará un dolor tan grande, el cual causa ciertas enfermedades, que pueden provocar incluso hasta la muerte. A continuación les mostramos el único mandamiento con promesa:

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Éxodo 20:12

Aquí vemos claramente lo que el Señor nos está diciendo, qué debemos hacer con nuestros padres, y este fue uno de los mandamientos que el Señor dio a Moisés cuando estaba en el desierto. La palabra “honrar” se utiliza para poner en alto a alguien y valorar a quien se lo merece, y también demostrarles este tipo de valores que se han perdido: Ser respetuosos, tratarlos con  Amor, ser obedientes, vistiéndolos, y utilizando una buena comunicación con ellos, a esto la Biblia se refiere de honrar a nuestros padres.

A continuación les mostramos otro versículo, que nos explica qué pasa con aquellos que no obedecen sino que maldicen a sus padres.

Al que maldice a su padre o a su madre,
Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.

Proverbios 20:20

Y esta es la consecuencia de maldecir a tus padres, Dice que se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa, y que le irá mal todo tiempo y que sus días se le acortarán, y con esto vemos que ya no será igual, y esto es por no respetar a tus padres, como dice este otro versículo:

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.

Efesios 6:1

Pero también debemos criar a nuestros hijos en los caminos del Señor como lo dice su Palabra, para que cuando nuestros hijos estén grandes nos puedan obedecer, en todo tiempo.

Terminaremos con la siguiente cita bíblica, expresándoles qué debemos hacer para que nuestros hijos tengan una buena costumbre y para que ellos puedan ser obedientes como dice la Palabra del Señor:

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Efesios 6:4

Compártelo:

This article has 3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *