Los que predican un mensaje solo para conservar las ovejas deberían replantearse lo que están haciendo, porque al hacer esto es posible que las ovejas se vayan. La tesis #25 dice “Si predicamos para conservar las ovejas más que para preservar la verdad, terminaremos perdiendo ambas cosas”. A continuación te dejamos el audio y el transcrito.

Si predicamos para conservar las ovejas más que para preservar la verdad terminaremos perdiendo ambas cosas. Muchos predicadores hoy en día temen que las ovejas se les puedan ir a otros pastos y la realidad es que si nosotros presentamos el alimento de Dios a aquellas ovejas que Dios nos ha entregado las ovejas permanecerán pero tenemos que alimentarlas.

Tenemos que cuidar del evangelio, cuidar de la revelación de Dios con temor y temblor. El apóstol Pablo escribe a los Corintios en su primera epístola en el capítulo 15 en el versículo 3 le dice que “Yo os entrego lo mismo que recibí, que al Señor Jesucristo murió según las Escrituras y resucitó al tercer día según las Escrituras”.

De manera que una y otra vez Pablo se cuidó de que aquello que él recibió de parte de Dios como una revelación no fuera distorsionado por sus emociones, por sus temores, por sus cuidados o por las presiones ejercidas por los demás.

Predicador recuerda, tu responsabilidad, mi responsabilidad es servir a las ovejas aquella comida que ya Dios ha preparado, Él es el cocinero, nosotros somos los meseros. Como dice uno de nuestros pastores o líderes contemporáneos: realmente Dios es el autor y nosotros somos simplemente el lector y por tanto nosotros tenemos que entrar a lo que es la Palabra de Dios y servirla porque como bien reveló el Señor no solo de pan vive el hombre sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Publicidad

No podemos mal nutrir el alma de aquellos que Cristo compró por precio. Cuida su Palabra, pon esmero, predícala con reverencia, predícala con pasión, predica al pueblo de Dios deseando que Dios le visite, que ellos puedan escuchar lo que Dios ha revelado y preocúpate tú y yo me repito lo mismo por conservar la verdad más que las ovejas, Dios conservará a los suyos.

Publicidad

Continuar viendo las demás tesis

Ver la tesis #24

Ver la tesis #26

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *