Jesucristo nos llamó a predicar el Evangelio, a anunciar su muerte y resurrección, no a estar contando sueños y visiones, y mucho menos nuestras opiniones personales. Le invitamos a ver y leer la segunda tesis para la iglesia Evangélica de hoy:

Cuando el Señor Jesucristo dijo “haced discípulos de todas las naciones”, su voluntad fue que predicáramos el Evangelio y no sueños, visiones y opiniones (Mt 28:16-20).

La causa de Cristo se ha visto una vez más bajo amenaza de parte de una serie de predicadores de invenciones que han desplazado el Evangelio de su centro y han colocado allí ideas humanas, estrategias humanas, ideas mercadológicas que nada tienen que ver con lo que Dios ha revelado.

Publicidad

Una vez más tenemos que recordar que el Evangelio es la esencia o el mensaje directamente relacionado con la vida, la muerte y la resurrección del Señor Jesucristo. Dos eventos fundamentales: Su muerte y resurrección avalados por la historia.

Cuando el predicador de nuestros días desplaza la cruz de su lugar él podrá crear, él podrá obtener una serie de seguidores de su nombre o del hombre pero jamás podrá conseguir discípulos de Cristo.

¡Despierta Latinoamérica!

¡La cruz es tu símbolo de identificación!

Publicidad

Ver la tesis #1

Ver la tesis #3

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *