Para responder esta pregunta tenemos que tomar en cuenta una parte de la oración, la cual es “falso hermano”. No se trata de un hermano que haya cometido cierto error que no afecta en nada a la iglesia de Cristo, de los cuales Pablo nos dice en Gálatas 6:1:

Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.

En el verso que hemos citado en el párrafo anterior vemos al apóstol escribir de una forma muy amable, pero en los capítulos uno y dos lo hace de una forma sin pasar paños. En este verso no está hablando de un hermano que predique falsas enseñanzas, pues en el capítulo uno Pablo les dice que tal sea anatema.

Veamos Gálatas 2:

Publicidad

11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar.

12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión.

13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.

14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

Publicidad

Los versos del 11 al 14 Pablo los usa para reprender a Pedro, el cual no era un falso hermano, pues Pedro era el gran apóstol de la iglesia primitiva, sin embargo, en esta ocasión Pedro se comportó como un falso hermano, y Pablo no podía callar lo que estaba pasando allí. Y la gran hipocresía la vemos en los versos 12 y 13:

12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 

13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.

Pedro no era un ignorante en cuanto a estas cosas, pues vemos en el libro de Hechos capítulo 10 la gran revelación que recibió Pedro sobre los gentiles, sin embargo él estaba actuaba de esa forma por temor a los judíos.

Ahora veamos los versos 11 y 14:

11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar.

14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

El verso 11 nos arroja un punto muy importante: “lo que había hecho Pedro era de condenar”. El verso 14 nos arroja dos cosas de suma importancia: 1) Pedro no andaba rectamente conforme a la verdad del evangelio, 2) Pablo acusa a Pedro delante de todos. Es importante entedender que no podemos callar ante tales situaciones, puesto que esto afecta al corazón del evangelio y varios hermanos pueden ser afectados por estos errores doctrinales.

No podemos callar cuando alguien está ridiculizando en público la palabra de Dios, debemos corregir a esos hermanos que enseñan falsas enseñanzas, sin importar quien sea, pues tenemos el mayor ejemplo, Pablo corrigió en publico a un hombre que anduvo con Jesús.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *