Estamos viviendo tiempos dificiles, donde muchos predicadores ya no hablan más del evangelio biblico, sino de un evangelio de prosperidad y riquezas…

Publicidad

Compártelo:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *