anuncio san valentin

Publicidad

Vivimos en días donde a lo malo se le llama bueno y a lo bueno malo,  días donde somos obligados a aceptar el pecado y somos privados de nuestra libertad para cedérsela a aquellos que quieren hundir el mundo en el pecado.

Publicidad

La compañía holandesa de Electrónica Elgiganten ha publicado un anuncio del día de San Valentín que busca animar a parejas no importa si son homosexuales o heterosexuales, a comprar un regalo en sus tiendas. El texto del anuncio de la imagen anterior se traduce de la siguiente forma: “No importa a quién ames, aquí encontrarás un regalo”.

Sigamos clamando a Dios para que tenga misericordia de este mundo perdido.

Compártelo:

This article has 1 Comment

  1. ¿A los que quieren hundir el mundo en el pecado?, esa es una visión bastante exagerada y fatalista. Un adolescente que descubre que le gustan los chicos y no las chicas, no tiene ninguna intención de “hundir el mundo en el pecado”. Solo quiere que su familia no vaya a rechazarlo, que se muestre comprensiva, que no tenga que sacrificar la relación con sus padres y hermanos solo porque ellos son tan prejuiciosos y fanáticos que piensan que su hijo está poseído por el demonio y que merece sufrir eternamente en un infierno.
    Un adulto homosexual corriente no desea “hundir al mundo en el pecado”, solo desea tener la oportunidad de trabajar, de ganarse la vida, de que no vaya a ser privado de ese derecho solo por su orientación sexual, cuando puede llevar a cabo una labor satisfactoriamente y ser productivo.
    Ustedes deberían asegurarse de tener una visión más realista del mundo, y menos sesgada; porque si alguien ha querido hacer algo así como “conquistar el mundo” han sido los cristianos, con su propaganda omnipresente; violando los derechos de los niños cuyos padres evitan crearles prejuicios e ideas mal fundamentadas. Uno se esfuerza porque sus hijos tengan una educación racional, templada, sin los prejuicios de los dioses y los demonios, y llegan a la casa hablando sobre serpientes parlantes que incitan al mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *