Foto_Incorrectas interpretaciones I vf

En este momento traemos a usted 7 citas de recortes en las que se describe el estilo de los predicadores en las iglesias del evangelio al gusto del consumidor.

Publicidad

1- Aqui no hay fuego y azufre. No se le dan palmadas a la Biblia, solo se dan mensajes prácticos e ingeniosos.

2-Los cultos en la iglesia presentada en el artículo tienen un aire de informalidad.

3-No va a escuchar que se amenace a los asistentes con el infierno o que se haga referencia a ellos como pecadores. La meta es hacerles sentir bienvenidos, no espantarlos.

4-Como sucede con todos los ministros, la respuesta de este pastor es Dios, pero él solo hace mención de esa respuesta al final, y al presentarla con cuidado no se vuelve pesado. Nada de gritos e increpaciones. Nada de fuego y azufre. Ni siquiera utiliza la palabra infierno. Llámala evangelio liviano. Ofrece la misma salvación que la religion que de viejos tiempos pero con la mitad de los sentimientos de culpa.

5-Los sermones son relevantes, positivos y lo mejor de todo, breves. Usted no escuchará quen se predique mucho sonbre pecado, condenación y fuego en el infierno. Aquí la predicación no suena como si le estuvieran predicando. Es una charla cortés y amistosa que rompe todos los estereotipos.

6-El pastor predica un mensaje muy positivo… es un mensaje de salvación, pero la idea no es tanto salvarse de las llamas del infierno, más bien salvarse de la falta de sentido y dirección  en esta vida. Es algo más fácil de vender, y también de comprar.

Publicidad

7-La idea, según dice el pastor, es que las personas tan pronto entran por la puerta puedan ver la manera como ya se ha superado el estereotipo de aquel tipo de predicador que se suelta la corbata y suda mientras da manotazos a la Biblia y grita a todo volumen, para aterrar a sus oyentes con la posibilidad de quemarse en el infierno por la eternidad.


Referencia: “Avergonzados del evangelio. cuando la iglesia se vuelve semejante al mundo”, por John F. MacArthur.

 

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *