viernes 13

En el mundo existen muchos tipos de culturas, creencias, religiones, etc. Al hombre se le hace difícil creer lo que nos dicen las Sagradas Escrituras, pero es muy fácil creer en cosas de las culturas que no tienen sentido, como por ejemplo, el viernes 13.

Todos hemos escuchado sobre el famoso viernes 13. Para muchos es un día de mala suerte, en el cual cualquier cosa puede salir mal.

Publicidad

Los orígenes de las supersticiones del viernes 13 se deben a hechos históricos que han ocurrido en fechas como esa. Un ejemplo es  la decisión de Tom Sawyer de visitar un cementerio en la noche de un viernes. Otro ejemplo es que el viernes 13 de octubre de 1307, los Caballeros Templarios, fueron apresados y ajusticiados.

¿Por qué el día 13?

El mismo número trece tiene su historia y es considerado de por sí como de mala suerte. Com ejemplo, en la Última Cena había doce apóstoles y Jesús. A Judas el traidor se le considera como el número 13. La Cábala y las leyendas nórdicas enumeran a 13 espíritus malignos. En el capítulo 13 de Apocalipsis se habla del anticristo y la bestia. Una leyenda escandinava cuenta que Loki, el espíritu del mal era el 13º invitado en una cena de dioses en el Valhalla. En el Tarot, el 13 hace referencia a la muerte y a la desgracia eterna y para otra vida.

¿Porque viernes?

Como dijimos, el número trece de por sí ya era considerado de mala suerte. La unión de ese número con el día viernes se popularizó con la serie de películas de terror “Viernes 13” (Friday the 13th). Esta serie fue presentada en Chile y Perú como “Martes 13”.

No existen días de mala suerte

Como hijos de Dios debeos recordar que tenemos un norte a seguir y que para nosotros no existen días de mala suerte. No hay día donde no podamos hacer alguna porque dicho día sea de mala suerte. Dios siempre le refería al pueblo de Israel que se cuidara de las costumbres de los  gentiles y era por el hecho de que tenían muchas costumbres que iban en contra de lo establecido por Él.

Publicidad

Debemos aferrarnos solo a la verdad de las Escrituras. Nuestras acciones no deben estar gobernadas por creencias que no están fundamentadas en las Sagradas Escrituras.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *