Ex sacerdotisa satánica habla sobre Hallween

(Univisión) — Mientras unos se preparan para la noche de Halloween, otros recuerdan cómo una noche como esta sacrificaban a sus familiares en ritos satánicos. Carolina Sanford tiene el otro lado de la historia en donde al parecer las calabazas, los disfraces y caramelos fueron diseñados para honrar al mundo de las tinieblas.

Según la historia esta celebración se llevó a cabo con un inicio hace siglos como una fiesta pagana para honrar a los muertos. En aquel entonces tocaban las puertas y si no obtenían a cambio lo que querían lanzaban maldiciones de muerte. Hoy en día se conoce como el “Trick and Tweak”, los que han vivido en el mundo satánico nos explican qué se esconde detrás de Halloween.

Publicidad

Mientras muchos se disfrazan por simple diversión o tradición existen otros que aseguran que detrás de Halloween se esconden cosas inimaginables que la mayoría desconoce. Pero esta ex sacerdotisa satánica nos habla cómo funciona el mundo de las tinieblas, ella lo vivió en carne propia.

“Llegué a formar parte de la iglesia satánica de San Francisco California y en la víspera de Halloween maté un siervo de Dios en un ritual satánico”

Como ex sacerdotisa nos explica que el 31 de octubre es una de las fechas más importantes para los grupos satánicos.

“Es una de las fiestas más grandes dedicadas a Satanás”

En donde indescriptibles sacrificios humanos se llevan a cabo.

“Buscan niños, buscan jóvenes doncellas. Las jóvenes doncellas son sacrificadas de una manera alarmante ya que se les corta las manos en vida y después son abusadas sexualmente.”

Michel recuerda como tenia que preparase en ese entonces para que precisamente en la noche de brujas el maligno tomara más poder.

“La iglesia satánica está en ayuno y oración para destruir a todas esas personas que están celebrando estas fiestas. Mi pueblo perece por falta de conocimiento”

Un versículo bíblico dice Arenas que explica claramente por qué muchos inocentes como ella les llama todos aquellos que celebran Halloween por simple diversión maldicen sus vidas precisamente porque desconocen el otro lado de Halloween, un mundo del que ella salió hace 28 años después de sacrificar a su propio esposo.

Publicidad

“Conocí a Cristo Jesús en la prisión. Su misericordia fue tan grande, fue tan infinita que a los 20 meses salí libre”

Desde entonces se dedica a predicar la palabra de Dios y a testificar que el mundo de las tinieblas no es un juego.

“Halloween no es una fiesta de niños, Halloween no es para reírse, Halloween es una fiesta satánica donde hay muertes, donde hay sacrificios”.

Compártelo:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *