Conectar cerebros a Internet

(CNET, adaptado por www.mimejoralabanza.com) — Si eres seguidor fiel de nuestra página, seguro debes recordar a Ray Kurzweil, un ejecutivo de Google que toma 150 píldoras diarias para asegurarse de estar vivo para el 2030, fecha en que según él, los humanos podrán vivir para siempre porque nuestros cerebros en internet. Él ahora dice que con implantes robóticos para conectarnos a la nube seremos más divertidos, sexis y amorosos y que seremos más como Dios.

Publicidad

En una charla reciente en la Universidad de la Singularidad, de la cual es miembro, Kurzweil explicó que el cerebro se desarrollará de la misma forma que los teléfonos inteligentes:

Agregaremos nuevos niveles de abstracción, y crearemos medios más profundos de expresión. Seremos más musicales. Seremos más divertidos. Seremos mejores expresando nuestros sentimientos amorosos.

Al parecer dice eso porque los robots son reconocidos por su musicalidad, sentido del humor y cualidades para el amor, especialmente en las películas de Hollywood. Sin embargo, Kurzweil insiste en que esa es la próxima fase natural de nuestra existencia:

La evolución crea estructuras y patrones que se hacen más complicadas con el tiempo, más expertas, más inteligentes, más creativas, más capaces de expresar sentimientos superiores como ser amoroso. Así que se está moviendo en la dirección que Dios ha sido descrito como teniendo estas cualidades sin límite.

En pocas palabras, dice que nos estamos convirtiendo en dioses. Su conclusión es “La evolución es un proceso espiritual y nos hace más como dioses”.

Sugerir que el hombre pronto será Dios gracias a la inteligencia artificial es algo muy atrevido, egocéntrico y equivocado. El mero hecho de que la inteligencia sea artificial, (lea bien la siguiente palabra: artificial) ya arroja pistas sobre las limitaciones del ser humano.

Publicidad

El ser humano nunca podrá llegar a ser como Dios. Por más tecnología que desarrolle, por más implantes de robots que se ponga, seguirá siendo nada delante de Dios. Él nos creó, Él es omnisciente, Él es omnipresente, Él es omnipotente. Él lo es todo, y fuera de Él no hay nada. El hombre es nada sin Él, así que, en vez de estar buscando vida eterna fuera de Él, ven a Él y la encontrarás.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *