decir groserias

(www.mimejoralabanza.com) — Los predicadores de la prosperidad se basan mucho en una enseñanza errónea que las cosas que declaramos tienen poder para crear cosas materiales. En ese sentido uno de nuestros seguidores nos ha preguntado:

¿Qué saben ustedes sobre el poder que podemos llegar a tener para MALDECIR Y BENDECIR?… ¿es posible esto? Muchas pero muchas gracias.

Veamos lo que dicen las Sagradas Escrituras en Santiago 3 hablando sobre la lengua:

Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Publicidad

En el pasaje dice que de la misma boca puede proceder tanto bendición como maldición, pero no de la forma que muchos creen. Santiago dice que con la misma boca que muchos bendicen a Dios, con esa misma maldicen a los hombres. Note en este pasaje que simplemente habla de maldecir a los hombres en el sentido de proferir palabras contra ellos, en ningún lado se explica que verdaderamente dicha palabra tiene poder para causar efectos materiales.

El Apóstol Santiago nos hace la siguiente pregunta:

11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?

De la misma manera no podemos ser cristianos de doble sentir, que nuestras palabras fluyan tanto bendiciones como maldiciones. Recordemos que el Señor sí está atento a cada una de las palabras que salen de nuestra boca. También, el Apóstol Pablo nos recomienda que no salga ninguna palabra descompuesta de nuestra boca:

Publicidad

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Efesios 4:29

Así que, amados hermanos, que de nuestra boca solo salga bendición para con todos. Amen.

Compártelo:

This article has 5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *