sermon-perdido-spurgeon-pagina-1

(CHRISTIAN TODAY) — Luego de 150 años que fueron escritas, han sido publicadas online unas notas de un sermón de Charles Spurgeon que no habían sido vistas anteriormente.

El sermón está titulado ‘The Thief’s Prayer’ (La Oración del Ladrón) y fue predicado en la primera iglesia de Spurgeon, Waterbeach en Cambridgeshire, cuando él tenía 18 años de edad. Está basado en Lucas 23:42:

Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

Comprende tres puntos:
  1. La oración es una indicación de verdadera conversión.
  2. Muestra la grandeza de la fe del ladrón.
  3. Es un modelo para todas las conversiones

Concluye: “Que la oración del ladrón nos ayude a juzgarnos a nosotros mismos y al enfermo. Deja que su fe avergüence nuestra incredulidad.”

El texto es uno de varios en cuadernos encontrados por el Dr Christian George, Asistente Profesor de Historia Teológica y Curador del Centro CH Spurgeon para Prédica Bíblica en Seminario Teológico Bautista, en el Spurgeon’s College en Londres. Spurgeon había intentado publicarlos pero estuvo muy ocupado para prepararlos para la prensa. Serán publicados en la primavera del 2017 como Los Sermones perdidos de Charles Haddon Spurgeon por B&H Academic.

George contó que los sermones mostraron cómo el estilo de prédica de Spurgeon se fue desarrollando a través de los años:

Para entender realmente a Spurgeon, tienes que saber de donde vino, qué estuvo leyendo, y cómo desarrolló su arte del sermón. Ha sido tan fascinante ver las semillas que fueron plantadas en Cambridge florecer totalmente en su pastorado en Londres.

Agregó que las notas no eran textos de sermones completos, describiéndolas como “crudas y sucias”. “Sus frases son, erráticas,  incoherentes, y en lugares apenas legibles. Su puntuación proporciona señales visuales más que más que ayudas gramaticales,” dijo.

George habló de los logros extraordinarios de Spurgeon:

Cada semana, Spurgeon escribió casi 500 cartas, digirió seis libros sustanciosos, predicó más de diez veces, y constantemente cambiaba sombreros entre pastor, presidente, editor, autor, y evangelista.

También destacó sus intentos y debilidades:

One psychiatrist has noted that if he lived today, Spurgeon would be diagnosed with bipolar disorder and treated with medicine. He was constantly plagued by disease on the one hand and depression on the other, always oscillating between gout and doubt.

Un psiquiatra ha señalado que si él viviera hoy, Spurgeon podría ser diagnosticado con trastorno bipolar y tratado con medicina. Constantemente estaba plagado por la enfermedad por un lado y la depresión por el otro, siempre oscilante entre la gota y la duda.

Spurgeon en la actualidad, dijo, podría ser una figura unificadora

Dondequiera que voy, siempre soy reunido por aquellos que claman Spurgeon, independientemente de su franja teológica o tribu. Creo que este proyecto nos puede recordar que nuestros enemigos son más grandes que nuestras diferencias.

A continuación les mostramos la transcripción en inglés y la traducción al español de la imagen de este post, que corresponde a la primera página del sermón “La oración del ladrón”:

The Thief’s Prayer — Luke 23:42

“And he said unto Jesus, ‘Lord, remember me when thou comest into thy kingdom.’”

This narrative, though often improved, is not exhausted. The Circumstances briefly hinted at:

I. The thief’s prayer, considered as an indication of real conversion. Sincere Prayer is an

infallible sign. The difficulty is to know whether the prayer is real or no. We know the

thief’s was. We may presume that others will be like his. In his, there was this:

1. A confession of sin and of the justness of the punishment.

2. A reliance on Jesus alone.

Publicidad

3. Good works followed in proportion to his circumstances. Rebuke of his

companion, an open confession, submission to Jesus, humility, a right

estimation of heavenly things.

II. The Greatness of the thief’s faith as enhanced by various discouraging circumstances.

1. Jesus[’s] circumstances. Mocked, reviled, crucified. Yet, he calls him “Lord,”

and believes in his kingdom with clearer views than even Jesus’ disciples

did. He did more than they, for they fled. He boldly confessed.

2. The Grounds of his faith were small compared with what we enjoy. He

probably had not attended his ministry, but perhaps was converted by the Spirit

by means of Pilate’s words, the exact fulfilment of prophecy. Jesus’ quiet

mien, prayer for his murderers, all united.

3. His own circumstances as a notorious, convicted sinner now at the point of

death. In full view of depravity.

III. How far singular, in the circumstances of Jesus, & in his own, too. But as to the mode

of salvation, it is not at all singular, for all conversions are by grace acting on the

heart. Justification is at all times by faith. No one has more merits than the thief. The

same signs must be looked for in all conversions. And all like prayers shall have like

1. Presume not, sinner.

2. Despair not, sinner.

Let the thief’s prayer help us in [the] judging of ourselves and the sick. Let his faith shame our unbelief.

 

La Oración del Pecador — Lucas 23:42

“Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.”

Esta narración, aunque a menudo ha mejorado, no se ha agotado. Las circunstancias brevemente indicadas en:

I. La oración del ladrón, considerada como una indicación de verdadera conversión. La oración sincera es un signo infalible. La dificultad es saber si la oración es verdadera o no. Sabemos que la del ladrón lo era. Podemos suponer que otras serán como la suya. En la suya, hubo esto:

1. Una confesión del pecado y de la justicia de la pena.

2. Una dependencia sólo de Jesús.

3. Las buenas obras seguidas en proporción a sus circunstancias. Reprimenda de su compañero, una confesión abierta, sumisión a Jesús, humildad, una correcta estimación de las cosas celestiales.

Publicidad

II. La grandeza de la fe del ladrón reforzada por diversas circunstancias desalentadoras.

1. Las circunstancias deJesús. Escarnecido, injuriado, crucificado. Sin embargo, él lo llama “Señor”y cree en su reino con vistas más claras que incluso los discípulos de Jesús. Hizo más que ellos, ellos huyeron. Él con valentía confesó.

2. Los motivos de su fe fueron pequeños en comparación con lo que disfrutamos. Él probablemente no había asistido a su ministerio, pero quizás fue convertido por el Espíritu por medio de las palabras de Pilato, el exacto cumplimiento de la profecía. El semblante tranquilo de Jesús, la oración por sus asesinos, todos unidos.

3. Sus propias circunstancias como un notorio, pecador convicto ahora a punto de morir. A la vista de la depravación.

III. Hasta qué punto singular, en las circunstancias de Jesús, y en sus propias, también. Pero en cuanto al modo de la salvación, no es del todo singular, para todas las conversiones son por la gracia que actúa en el corazón. La justificación es en todo momento por la fe. Nadie tiene más méritos que el ladrón. Las mismas señales deben buscarse en todas las conversiones. Y todas las oraciones como tendrán como

1. No presumir, pecador.

2. No desesperar, pecador.

Que la oración del ladrón nos ayude a juzgarnos a nosotros mismos y al enfermo. Deja que su fe avergüence nuestra incredulidad.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *