En muchas de nuestras publicaciones hemos leído diferentes tipos de comentarios, tales como, que debemos dejar de criticar, que solo debemos de predicar el Evangelio y no juzguemos a los demás.

Algunos de nuestros seguidores expresaron:

Y es una vergüenza que una página que debe usarse para glorificar al Hijo del Hombre se dedique a esta porquería de denostar a músicos, mejor enfóquense en llevar la palabra a quienes les hace falta, Esto es puro chisme que solo sirve para dividir y poner cizaña entre la hermandad.

Partiendo de este comentario, quisiera expresarles las siete razones por la cual debemos de contender por la fe:

1. Mi pueblo perece por falta de conocimiento

Óseas 4:6

Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré para que no seas mi sacerdote; como has olvidado la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos.

Es de saber que en muchas de nuestras Iglesias es aburrido estudiar la Biblia para algunos hermanos. Por lo cual nuestro deber como maestros, como lideres es guiarlo hacia el conocimiento de Dios, que encontramos en su palabra. Pablo llevaba una preocupación por todas las iglesias (y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 2Corintios 11:28).

2. La apostasía

Es cierto que no podemos detener la “apostasía”, si embargo, esto no quiere decir que no  hagamos saber a nuestros hermanos cuales son los errores de doctrinas por lo cual muchos se han desviado.

Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios

2 Timoteo 4:1

Publicidad

3. Nuestra preocupación por la casa de Dios

Nehemias

Éstas son las palabras de Nehemías hijo de Jacalías:

En el mes de quisleu del año veinte, estando yo en la ciudadela de Susa, llegó Jananí, uno de mis hermanos, junto con algunos hombres de Judá. Entonces les pregunté por el resto de los judíos que se habían librado del destierro, y por Jerusalén.

Ellos me respondieron: «Los que se libraron del destierro y se quedaron en la provincia están enfrentando una gran calamidad y humillación. La muralla de Jerusalén sigue derribada, con sus puertas consumidas por el fuego.»

Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo. Le dije: « Señor, Dios del cielo, grande y temible, que cumples el pacto y eres fiel con los que te aman y obedecen tus mandamientos, te suplico que me prestes atención, que fijes tus ojos en este siervo tuyo que día y noche ora en favor de tu pueblo Israel. Confieso que los israelitas, entre los cuales estamos incluidos mi familia y yo, hemos pecado contra ti. Te hemos ofendido y nos hemos corrompido mucho; hemos desobedecido los mandamientos, preceptos y decretos que tú mismo diste a tu siervo Moisés.

En aquel momento los muros de la gran ciudad (Jerusalén) se encontraban destruidos. Nehemías era copero de la realiza, el estaba lo suficiente cómodo como para que quedarse rezagado, sin embargo, podemos ver que al el escuchar tal noticia expresa: “Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo.” Entonces mi pregunta seria: ¿Como podemos ver que todo se esta destruyendo dentro de la casa de Dios y quedarnos cómodos como si nada estuviera sucediendo?

Publicidad

4. Glorificar a Cristo a través de predicar Todo el consejo de Dios

El predicador Charles Spurgeon decía que como predicadores hemos sido llamados a predicar toda la verdad de Dios, no aquellas que nosotros creamos que son ciertas y las demás hacerlas a un lado. ¡De ninguna manera! Si vamos a predicar el mensaje del Evangelio, entonces tenemos que predicar el mensaje del “Evangelio”, no el mensaje de nuestros propios pensamientos. De esto se trata, no de lo que yo creo que es cierto, sino de aquello que la Biblia me dice que es cierto. Predicando toda la verdad del Evangelio predicamos a Cristo, sin importa que le agrade o no a los hombres.

5. Defender el evangelio

Todo aquel que profesa algo debe de ser defensor de aquello en lo que ha creído. Nuestro principal trabajo como pueblo adquirido por Dios es “temerle”, sabemos que nuestro Dios es un Dios Santo y que solo a El debe de ser toda gloria, ahora bien, también debemos “defenderle”. No es que vamos a ser un grupo de personas que no vamos a denunciar las falsedades mientras miles de personas están siendo engañadas.

6. Nuestra fe

Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos.

Judas 1:3

Los apóstoles combatieron grandemente por la fe que les fue dada.  El apóstol Judas hace hincapié en esto, recordándole a aquella iglesia que su deber era contender o debatir ardientemente por la fe que una vez para siempre fue entregada a los santos. No siempre los demás estarán de acuerdo con aquellas cosas que debatimos por causa de la fe que nos ha sido dada, sin embargo, nuestro deber es debatir y exponer cada doctrina extraña que muchos han querido traer a las iglesia.

Que triste seria que yo teniendo la cura del cancel la ocultara a la humanidad. De la misma manera, que triste sería aun más que yo teniendo la verdad la disminuya ocultándosela al mundo.

7. Para que la fe se mantenga pura

La presencia de falsos maestros con falsas doctrinas fue lo que motivó a Judas a escribir su corta epístola. Les exhortaba a contender por la fe. Hoy en día está pasando lo mismo. La iglesia está llena de falsos pastores, predicadores y “apóstoles” inyectando falsas enseñanzas y ordeñando las ovejas. Y sus seguidores tienen una venda en los ojos. No es correcto quedarse callados ante lo que está sucediendo. ¿Hacemos que no sabemos nada y les pintamos pajaritos en los cielos?

Compártelo:

This article has 5 Comments

  1. Amen. Muy bien dicho varon. Por decir la verdad por completa, los fariseos siempre andaban buscando manera de como apedrearle y apoderarse de Jesucristo, a quien toda gloria es rendida.
    Dicho esto, siga en su ministerio que los que están pasando por esta misma situación están recibiendo fortaleza y apoyo.

    Bien lo dijo el Apostol Pablo, este sí verdadero Apostol de Jesucristo: “que a pesar de todo, el Evangelio es predicado, y la palabra de Dios nunca regresa vacía. La Biblia habla acerca de los últimos tiempos, de la apostasía, de los lobos rapaces, de los asalariados, del engaño que alcanzará aún a aquellos que creen estar firmes. Hermanos no busquen al Señor nuestro Dios en donde no puede ser hallado, en los templos que hombres han edificado con sus manos, busquenlo en lo íntimo, en lo secreto, en sus hogares, personalmente a través de la Palabra, en oración sincera, no crean en los Bien lo dijo el Apostol Pablo, este sí verdadero Apostol de Jesucristo: “que a pesar de todo, el Evangelio es predicado, y la palabra de Dios nunca regresa vacía. La Biblia habla acerca de los últimos tiempos, de la apostasía, de los lobos rapaces, de los asalariados, del engaño que alcanzará aún a aquellos que creen estar firmes. Hermanos no busquen al Señor nuestro Dios en donde no puede ser hallado, en los templos que hombres han edificado con sus manos, busquenlo en lo íntimo, en lo secreto, en sus hogares, personalmente a través de la Palabra, en oración sincera, no crean en los lobos rapaces que se han levantado por el mundo entero buscando la perdición de las almas y su propio beneficio, el Señor Jesucristo en su inmenso Amor quiere ser hallado por quien le busca sinceramente, no se requiere ningún intermediario, como hacen creer los actuales hombres y mujeres que dicen servirle a Él y ya no hay titulos con los cuales puedan ser rotulados, parece que pastor no es suficiente, ya se autonombran evangelistas, apostoles y hasta profetas y maestros, generales y principes de la iglesia, y avalan su autoridad con titulos de doctores otorgados por universidades mundanas, ahora todos son doctores, cuando la autoridad debería ser la presencia de Dios en sus vidas a través del Espíritu Santo. El cual por supuesto brilla por su ausencia en todos ellos, la sencillez y la humildad características que ninguno de ellos posee. El Señor Jesucristo en su inmenso Amor quiere ser hallado por quien le busca sinceramente, no se requiere ningún intermediario, como hacen creer los actuales hombres y mujeres que dicen servirle a Él y ya no hay titulos con los cuales puedan ser rotulados, parece que pastor no es suficiente, ya se autonombran evangelistas, apostoles y hasta profetas y maestros, generales y principes de la iglesia, y avalan su autoridad con titulos de doctores otorgados por universidades mundanas, ahora todos son doctores, cuando la autoridad debería ser la presencia de Dios en sus vidas a través del Espíritu Santo. El cual por supuesto brilla por su ausencia en todos ellos, la sencillez y la humildad características que ninguno de ellos posee.

    Dios le bendiga inmensamente.

  2. No te lo reveló carne ni sangre, cuando el Espíritu Santo nos recuerda todo lo que Jesús hizo y dijo, según (Juan 14 y 16) nos permite reconocer la verdad y si la verdad nos hará libres, nos da la libertad de prevenir, alertar a los hermanos de la fe que estan siendo engañados por los pastores vestido de ovejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *