enfermedad estado islamico-1

Pésimas condiciones de higiene en sus territorios, además de la huída del personal médico han hecho que los territorios controlados por el estado islslámico (ISIS) se enfrenten a la amenaza de un virus que podría acabar silenciosamente con el califato yahidista.

Publicidad

Muchos combatientes han contraído leishmaniasis, una enfermedad transmitida por un insecto cuyas manifestaciones clínicas incluyen úlceras dolorosas, fiebre, pérdida de peso e inflamaciones en el hígado y el brazo que podría destruirlos si no se trata a tiempo esta enfermedad, hasta podría provocar la muerte.

Publicidad

enfermedad-estado-islamico-2

No existen hay registros oficiales, pero testimonios cuentan que la mayor cantidad de afectados se encuentra en Raqqa, capital yihadista en Siria. Los soldados se resisten a buscar asistencia médica profesional, y además, la mayoría del personal médico calificado ya se ha ido huyéndole a los mismos yihadistas.

Solo quedan pocos médicos menos preparados para tratar el virus los cuales hasta el momento no han podido detener la propagación de esta enfermedad.

Compártelo:

This article has 6 Comments

  1. Bien! alegremonos de las desgracias ajenas, Eso cumple perfectamente las palabras de Jesus cuando decia en Mateo 5:38-48:
    “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.”

    Deberías recordar que si Dios es fiel lo es o con todos o con ninguno pues dicen las escrituras:

    No hay ni un solo justo,
    ni siquiera uno.
    11 Nadie es realmente sabio,
    nadie busca a Dios. (Romanos:3:10-11)

    Y ademas:

    No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. (Romans 12:19-21)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *