divorcio

(www.mimejoralabanza.com) — El divorcio es un tema muy debatido últimamente entre los creyentes. Hay quienes están a favor, hay quienes están en contra. En las discusiones no se dan las suficientes bases bíblicas para sacar una conclusión sobre la postura de la Biblia frente a este tema. Hagamos un recorrido por la Palabra a ver qué dice al respecto.

Lo primero que hay que tener claro en este tema, es que Dios rechaza el divorcio:

«Yo aborrezco el divorcio—dice el Señor, Dios de Israel—, y al que cubre de violencia sus vestiduras», dice el SeñorTodopoderoso.

(Mal 2:16 Nueva Versión Internacional)

La finalidad original del matrimonio era un compromiso de toda la vida.:

Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. (Mat 19:6 RVR1960)

Si esto es así, ¿por qué Dios estableció leyes sobre el divorcio? ¿Acaso Dios permite el divorcio aunque lo aborrezca?. Veamos las leyes establecidas sobre el divorcio en Deuteronomio 24:1-4:

Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa.

Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.

Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer,

Publicidad

no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Jehová, y no has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.

Una vez llegaron los fariseos donde Jesús como siempre, a tentarle con preguntas para acusarlo:

Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?

(Mt 19:3 RVR1960)

A lo que Jesús les responde:

Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,

y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?

Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

(Mt 19:4-6 RVR1960)

Aquí vemos la clara postura de Jesús en contra del divorcio. Pero aquí viene la verdadera pregunta que los fariseos pensaban que iba a poner a Jesús entre la espada y la pared:

Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla?

El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.
(Mt 19:7-8 RVR1960)

Vemos que Dios permitió los divorcios en tiempos de Moisés no porque él estuviera de acuerdo, sino por la dureza de corazón del pueblo. Y Jesús les aclara que al principio no fue así. El propósito del matrimonio fue que el hombre y la mujer permanecieran unidos para siempre. Entonces, ¿Es pecado divorciarse? ¿Si te casaste ya no hay vuelta atrás? Según las Escrituras, no te puedes divorciar, pero Jesús dice que hay una excepción:

Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

(Mt 19:9 RVR1960)

Aquí se lee bien claro que cualquiera que se divorcia y se casa con otra persona adultera. Excepto cuando la pareja ha cometido fornicación. Dice “salvo por causa de fornicación”. La nueva versión internacional ha traducido este versículo de la siguiente forma:

Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio.

(Mt 19:9 Nueva Versión Internacional)

La palabra griega que se tradujo como “infidelidad conyugal” puede significar cualquier forma de inmoralidad sexual: fornicación, prostitución, adulterio, etc. Esto abre la posibilidad de que Jesús diga que el divorcio es permitido cuando se comete cualquier acto de inmoralidad sexual.

También en 1ª Corintios 7:15 aparece otra excepción que permite el divorcio y segundo casamiento si un cónyuge no creyente se divorcia de un creyente:

Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.

(1 Cor 7:15 RVR1960)

Aunque en dicho contexto no se menciona el segundo casamiento, solo la separación. Visto todo esto, en este punto debes estar pensando como pensaron los discípulos cuando Jesús habló sobre el tema del divorcio:

 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.

Publicidad

Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado.

(Mat 19:10-11 RVR1960)

El matrimonio es muy delicado. Hay que orar a Dios para escoger bien la pareja y no contribuir al preocupante número elevado de divorcios cristianos en estos días.

Compártelo:

This article has 10 Comments

  1. Que El Señor les bendiga!! En estos tiempos de rapidez y desechos materiales , parece que la unión de las personas tiene una duración de tres años, como los electrodomésticos, no se pone voluntad para resolver las diferencias,lo que hoy me enamora, mañana,no.Entonces hay que edificar, fundamentar la pareja y los dos ser uno, pára resolver,para enfrentar, ejecutar soluciones, etc.,es eso lo que nos enseña La Palabra, un equilibrio, no un dominio, pocas palabras, pero intensas y difíciles. No es fácil pero hay que guiar como adultos a los más jóvenes, hay cosas que no se enseñan en el hogar de uno u otro,entonces hay que hacer docencia, lo primordial es el diálogo, no perder de vista que dos seres se han elegido por sobre los demás y hay que defender esa elección.Bueno hay mucho más, será para otra ocasión. Llevo 46 años de casada,y pasé por todas las variables de problemas y los hemos resuelto por la Gracia de Dios .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *